miércoles, 29 de abril de 2009

Vaya semanita

La pasada. La semana pasada, quiero decir. Esta la llevo con tranquilidad Zen, que es lo que me ha recomendado el médico después de que el otro día me llevase un pequeño susto. Relax, paseítos, buena comida, nueve horas de sueño... a la doctora se le olvidó recetarme los quince días en el Caribe por cuenta de la empesa, pero todo se andará. Por lo pronto, esta semana no tengo viajes, y confieso que le está viniendo bien a la cabeza y a cuerpo, que es sabio y protecta cuando le dan más caña de la precisa.

Balance del día del libro: en Barcelona, regulín regulán, como era de prever. Fantástica la fiesta del Qué leer y encuentro con viejos amigos, como Lola Beccaría, Verónica Vila San Juan o Javier Sierra y su mujer Eva, que me dan la buena noticia: piensan trsladarse a vivir a Madrid, y les gusta mi barrio, así que a lo mejor hasta acabamos siendo vecinos. Lo celebramos en el desayuno brindando con zumo de naranja - del natural ¿eh? - antes de que Javier inicie el día con una firma multitudinaria.

Yo, más modesta, me apaño en mi puesto de Fnac Triangle. Aparece una señora mayor que me pregunta por Asha Miró.

- Por aquí no la he visto
- ¿Y cuándo viene?
- No lo sé, señora
- Pero ¿va a venir, verdad? Es que he venido hasta aquí sólo para verla a ella

Pud añadir "porque tdos ustedes me traen al pairo", pero no lo hizo, cosa que agradezco. Se dio una vuelta y volvió.

- ¿Ha llegado Asha?

En mi misma mesa, Federico Moccia, Bernardo Atxaga y media docena de autores catalanes frman sus libros, pero de Asha Miró no hay ni rastro.

- Pues tednría que estar aquí. ¿Cuándo llega?

Me doy cuenta de que la buena señora sospecha que he atado y amordazado a asha Miró, la he metido en un sótano y he usurpado su puesto en la mesa de las firmas, así que antes de que llame a los Mossos le pido a Puri Plaza, que se pasa la mañana conmigo, que se entere de dónde demonios está la señorito Miró. Vuelve dciendo que Asha no firma hoy, y armándome de valor le comunico a la pobre mujer la cruda verdad. me mira, trsite, y se aleja, me temo que no del todo convencida de mi inocencia.

Transcurre la mañana. Recibo la visita de algún lector - nadie sabe cuánto se agradece - y lo paso en grande con mi compañero de aventura- desventura, Juan Luis Cano, uno de los genios de Gomaespuma. Firmo poco pero me río mucho, y quedamos en vernos más adelante. Luego, otra firma en un puesto colocado por el metro. Un poco mejor que l primera firma, pero tampoco para echar cohetes. Eso sí, me llevo una bronca en catalán de un señor airado que me reprocha que no disponga del horario de autobuses. luego llega una chica empeñada en llevarse una botella de agua que hay dentro del puesto.

- ¿De quien es el agua?
- No lo sé
- ¿me la da?

(Momento de incertidumbre)

- Pues mire, no se la puedo dar, será de alguno de los trabajadores
- Bueno pues démela a mí.

(Momento de "me estás empezando a tocar las narices)

- Mire, yo no sé de quien es el agua, pero como no es suya, ni mía, no se la puedo dar.
- ¿Y dónde dan las botellas?
- No tengo ni idea

Contengo las ganas de enviarla a meter la cabeza debajo de uno de los chorros de la Fuente de Canaletas. Por suerte, una lectora, Mariam, viene a hacerme una visita y se me pasa el mosqueo con la plasta del agua. Dan las dos, cojo un taxi, me planto en el Prat con el tiempo justo para tomar el puente aéreo. Llego a mi casa, suelto la bolsa, me cambio los zapatos altos por unos mocasines y voy a la Librería La Regenta, donde tengo una firma. Hay un pequeño concierto de violín, que acaba cuando yo empiezo a firmar. Isabel, la librera, ha convocado a clientes y amigos, y reparte copas de vino, refrescos y galletas. Y firmo. Mucho. Unos cincuenta ejemplares, entre unos títulos y otros. La gozada padre. Hablo con lectores y con Marisa, la dueña de la librería, que ha elegido el día del libro para reaparecer después de haber estado pachucha. Paso una tarde estupenda, y me despido con abrazos sinceos.

La siguiente parada es en el Hotel Kafka, donde el bueno de Edu me ha organizado otra firma. Vienen alumnos del Hotel, habituales, algún lector. Un chico me trae un ejemplar manoseado de "en tiempo de prodigios", y se disculpa por el estado del libro, sin sospechar que para un autor no hay nada más grato que firmar sobre un libro que se ha leído varias veces, un libro vivo, dulcemente ajado. Luego, concerto de jazz, y remate de jornada con cerveza y gambas en la cervecería Santa Bárbara. Me meto en la cama a las doce y media y me quedo como un leño.

Al día siguiente, presentación en Lugo de la mano de mi amigoJorge Vivero. La gente lo pasa bien: establecemos un dia´logo sobre la novela, nos reimos, nos llevamos la contraria. Veo un montón de caras amigas. Están Palbo y mari cruz, Carmen, Bea, Bety, Úrsula, Sonia, ... También parte de mi familia y las madres de algunas amigas. Es jugar en casa. Firmo muchos libros. Ana trae seis ejemplares de "La importancia de las cosas" y me dice "me vas a odiar", pero no puedo creer que hable en serio. Hay amigos que se proponen que el libro vaya bien, y lo regalan a diestro y siniestro. Viene Pisuska, que fue la mejor amiga de mi madre. Y Lola, la madre de una gran amiga que se nos fue hace cuatro años. Hablamos de Cecilia, su niña querida, que está preciosa y es alegre y lista como era esa madre a la que casi no conoció. Hay momentos para emocionarse, y este es uno de ellos.

El sábado, firma en Eroski. No fue tan bien como hubiese querido, porque la gente del Centro se volcó. Quedamos en repetir experiencia en Navidades. Y así se acabó la semana del 23. El domingo por la noche, al llegar a casa, noto el pulso muy acelerado y un raro dolor en el pecho. Así que el lunes, tras dar dos charlas en un colegio, me voy al hospital. Un electrocardiograma descarta males mayores, pero el veredicto es claro: el cuerpo se está quejando. Así que ha llegado el momento de tomarse las cosas más tranquilamente, de olvidarse un poco de firmas y ventas, y descansar. Por eso esta será una semana casi sabática. Ya tocaba.

Etiquetas:

18 comentarios:

Blogger C.M.M. ha dicho...

¡Animo con el libro! Aún es un recién nacido. En cuanto leí en tu blog que ya tenías uno nuevo, lo encargué en mi librería favorita. Les enviaron bastantes la verdad y el día del libro sólo le quedaba uno. Si te sirve de algo yo hubiera intentado ir a una firma tuya si hubieras estado en la provincia de Pontevedra. Te descubrí con el finalista del Planeta y después compré todo lo que habías escrito anteriormente, menos "Que veinte años no es nada" porque sólo lo he visto en edición de bolsillo, pero ya daré con él.
Me da igual de qué traten las historias que escribes, me gusta cómo las cuentas. Me ocurre exactamente lo mismo con Isabel Allende. ¿Sabes a qué me recuerdan tus historias? A las clases de lectura que hacíamos cuando yo estudiaba. Alguien leía en alto y todos escuchábamos enganchados a la historia deseando no que terminaran los capítulos. Esa sensación que tanto me gustaba la recupero cuando leo tus libros. Gracias Marta.
¡Ojalá pueda escaparme a la Feria del libro de Madrid! que seguro estarás algún día.

29 de abril de 2009, 8:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Hola, Marta!

Soy Mariam. Sólo quería darte las gracias una vez más. La verdad es que me caíste tan bien como imaginaba. Tengo el libro en "stand-by". Siempre que tengo muchas ganas de leer algún libro, intento esperar hasta ver cuánto aguanto (sí, es un poco sado-masoquista, lo sé...), porque luego todavía sabe mejor.

Espero que la foto en que aparezco con tu libro en "El Periódico de Catalunya" sea una buena fuente de promoción; así la gente se animará a comprar tus libros y seguro que el próximo año firmas más ejemplares.

Espero que te recuperes pronto. Por lo que cuentas en tu post, la semana pasada fue de locos para ti. A veces los acontecimientos nos superan y el cuerpo se resiente.

Ya lo sabes, pero si no, te digo que estás invitadísima a volver por aquí. Eres más que bienvenida. Cuando vuelvas con más tiempo, me gustaría mucho poder volverte a ver. Por de pronto, mi compañera de trabajo, Janine, me ha pedido "En tiempo de prodigios"; segurísimo que le encantará.

Un abrazo muy fuerte. Seguimos en contacto,

Mariam

29 de abril de 2009, 11:23  
Blogger Thomas ha dicho...

Animo Marta.
Un poco de descanso y toda la solidaridad y apoyo de los lectores.
Y si quieres descansar leyendo, hay un libro que estoy seguro de que te gustará.
Se titula En lugar seguroUn abrazo,
Thomas

29 de abril de 2009, 13:41  
Anonymous g.l.r. ha dicho...

Deberías escribir algún día sobre todas esas anécdotas que os ocurren en los actos a los que acudís. Aunque, por ahora, descansa. Lo tienes bien merecido. Mejórate.
Un abrazo.

29 de abril de 2009, 13:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Descansa y tomate con mas calma las cosas, dedicate tiempo a ti misma,escucha a mozart...consejos que me suelen dar a mi que tambien voy con elpulso acelerado por la vida.Soy profesora de secundaria y acabo de leer tu libro "la importancia de las cosas" y este dia de la madre ni te puedes imaginar los libros que vas a vender porque mis niños me piden regalos para mama en su dia y yo les he escrito en la pizarra, tu nombre y el titulo.ya te contare.soy Pilar de Valencia. ¡Cuidate mucho!

29 de abril de 2009, 14:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Simplemente.. me gusta como escribes, me pareces muy intensa en tus libros, y me simpatizas gratamente. Soy lucense, como tú. Y el sábado estaba de viaje. Me hubiera encantado que me hubieras firmado el libro. Otra vez será

29 de abril de 2009, 14:49  
Anonymous Javier Divisa ha dicho...

Me gusta la delimitación de los personajes, me parece que están muy logrados, en especial Saldaña y Menkell, por otra parte me está pareciendo una novela muy cinematográfica, por la cantidad de detalles que expones y nos abren las imágenes en una especie de gran pantalla. Aún me queda la mitad, pero la novela a mi modo de ver va tomando ambiciones a medida que avanza, así que con sus precedentes y lo que promete de futuro espero acabarla en el puente de mayo. Besos.

30 de abril de 2009, 1:43  
Blogger Antonio Piera ha dicho...

Saludos cordiales.

Acabo de terminar de leer tu última novela y no puedo dejar que pase la ocasión de escribirte para decirte que me ha impactado. Me parece una espléndida novela. La sensación que se iba concretando en mi cabeza al leerla (de dos tirones) era la de una bola pequeña que rodaba haciéndose grande, momento en el que se desperezaba (tras rodar lentamente un ratillo) para luego comenzar a acelerarse hasta la explosión final.

Está espléndidamente escrita, a mi entender, pero lo que me parece más destacable es su embrujo, su capacidad de encantamiento y, sobre todo, que hayas construido un relato tan definitivamente optimista a partir de personajes y hechos oscuros, hasta tenebrosos, aparentemente poco interesantes y pesimistas.

La compré por culpa del blog de Rafa Reig y tengo que escribirle para agradecérselo. Tiene película dentro, además, aunque sólo en las manos de una mujer, posiblemente la Coixet o alguna similar, que no cayera en la obviedad.

En plan crítico, decirte que a la novela se le ven algunos "truquillos" y cierta precipitación en el desenlace que te impiden reparar en que la parejita tendría dinero, además, por el jugoso adelanto editorial (que no aparece), pero en su conjunto me parece muy altamente disfrutable y recomendable, por lo que deseo transmitirte mi enhorabuena más cálida.

Me hubiera gustado que incluyeras en tu página la mala crítica que mencionas (o mejor todas, buenas y malas) ya que esa es la mejor manera, a mi juicio, de inutilizar fantasmas y demostrar el poderío que se te adivina.

Un abrazo, y cuídate lo más que puedas

30 de abril de 2009, 5:04  
Anonymous LetrasDeArena ha dicho...

"... era capaz de tocar los libros con la delicadeza que hubiese empleado un entomólogo para rozar las alas de una mariposa perteneciente a alguna especie rara." MARTA RIVERA DE LA CRUZ-La importancia de las cosas.

Igual de delicada me parece a mí tu forma de escribir. Me encantan los personajes con los que me he encontrado hasta ahora (voy por la mitad de tu último libro), demoro la lectura porque les he cogido tanto cariño que estoy segura de que les echaré de menos cuando lo termine, así que te leo como dicen que se bebe el buen vino, a poquitos.

He de darte las gracias en nombre de muchos lectores por esos buenos ratos que nos haces pasar con tus palabras.

Como anécdota, te cuento que anoto en una pequeña libreta algunas frases de los libros que voy leyendo para degustarlas más detenidamente y recordarlas siempre. ¡¡Yo ya te tengo!! y tú has ganado una lectora.

Cuídate mucho.

30 de abril de 2009, 7:47  
Blogger Sade ha dicho...

Cuidate mucho y relax.. que aún te queda mucho que firmar...
Besos

30 de abril de 2009, 9:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me han dejado sin aliento tus fotos, LetrasDeArena. Una maravillosa aportación a este mundo de las cosas que importan.

Pido encarecidamente a los visitantes del blog que hagan clik sobre tu nombre y las paladeen como yo.

30 de abril de 2009, 11:05  
Blogger Marta ha dicho...

Muchas, muchas, muchas gracias a todos. Ojalá supieseis lo bien que me sienta leeros.
Os abrazo a todos

30 de abril de 2009, 14:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Preciosa la novela, Marta. Y vale para todos los públicos. Ña he recomenmdado como regalo para el Día de la Madre

1 de mayo de 2009, 1:24  
Blogger Antonio Piera ha dicho...

Marta.

No sé si estás al corriente de un error en la primera edición de "La importancia...", al menos no tengo forma de compararlo con la segunda, así que te lo señalo a riesgo de ser ya algo trillado.

En la pag. 74, línea sexta, donde pone Fernando Losada debiera poner Fernando Montalvo, creo yo.

Lo que te comunico por si acaso...

Un saludo,

2 de mayo de 2009, 7:25  
Anonymous Pablo Núñez ha dicho...

Buenos días desde Lugo, no es un día feliz en mi ciudad, en la nuestra, la de Marta y la de algunos de los habituales por aquí. La tragedia se ha cebado con unas chiquillas, deportistas de un club de voleibol de Lugo. Vaya desastre de fin de semana.
Me hace gracia el comentario de CMM, el primero de todos, nos dice CMM que le da igual las historias que escriba Marta porque le gusta cómo las cuenta, y que le ocurre exactamente lo mismo con Isabel Allende. Si me lo permites CMM, me uno a lo primero, porque pienso exactamente lo mismo que tú, Marta que escriba que yo lo compro y lo leo; y lo segundo es lo que me hace gracia, hace ya unos cuantos meses un editor importante en este país me auguró (espero de corazón que acierte), tú amiga Marta será en breve la próxima Isabel Allende. Hasta creo que llegué a comentárselo a Marta, no lo recuerdo, ni siquiera si a ella le gusta Isabel Allende o lo que escribe, o que la citen comparándola y eligiéndola su sucesora. Pero creo que aunque sea por la trayectoria de Isabel, no descartemos nada porque nuestra Marta bien merecido se lo tiene, porque se lo ha ganado, y aunque ya lo sea, sí estoy de acuerdo en que se convertirá en una de la estrellas de la literatura mundial, ¿o no lo es ya?
Otra, como yo siempre lo vivo en directo y muchos no tenéis la oportunidad, ¡cómo os gustaría ver una presentación en Lugo con Marta y Jorge de Vivero, a Marta ya la conocéis, a Jorge tal vez no, pero yo os lo presento, profesor de literatura escritor afamado en Galicia, desconozco si también fuera, pero no sabéis lo que os perdeis, tipo brillante, inteligente, culto hasta el inrfinito y un cachondo (lo digo por la simpatía y la retranca de los gallegos). Y esa simpatía es la que hace que la presentación de un libro en la que intervenga se convierta en una especie de obra teatral que despierta a un público entregado, emocionado y que a la vez se parte de risa.
Comentaba Jorge en la presentación de La importancia de las cosas en el salón Regio del Círculo de las Arte, que sería recordado como aquel señor que presentaba los libros de Marta Rivera de la Cruz. Se le recordará por más cosas, eso seguro, por su literatura, por sus columnas en el diario El Progreso, simpre irónicas, casi diría satíricas, y también, por esas presentaciones, con marta, con muchos otros escritores, y si Dios quiere y al él le gusta lo que yo vaya escribiendo, conmigo también, como ya hizo con mi primera. Este tío da suerte, pero ahora no vengáis a pasarle el billete de lotería por la espalda, que no voy por ahí.
Por cierto, el Salón Regio del Círculo de las Artes, tiene que ser uno de los lugares más impresionantes del mundo para presentar un libro, aún se me pone la piel de gallina cuando Marta se trajo para nuestra ciudad su flamante finalista del Planeta, En tiempo de prodigios, o cuando mi primera, Las hijas del César fué recibida y saludada, brazo en alto, por una centuria de legionarios romanos, tambores, trompetas y corniums incluídos. Yo no sabía si estaba en Lugo celebrando la fiesta romana-celta Arde Lucus y la puesta de largo de mi opera prima o en medio de Quo Vadis? Hasta el mismísismo César, Pol,un amigo del padre de Marta, se sentaba a mi lado.
Y ya de paso, tiro para casa y os invito a esa magnífica fiesta, el Arde Lucus, que de sus comienzos modestos comienza a convocar a nuestra ciudad a docenas de miles de visitantes.
Perdón por el tostón.

4 de mayo de 2009, 0:02  
Blogger sherpa ha dicho...

Querida Marta, no sé si te acordarás de mi...hace poco estuvimos en contacto por el correo, te escribí dándote las gracias por haber llegado a mis manos, a mis ojos y a mi corazón con el libro "En Tiempo de Prodigios"...
Y has vuelto a hacerlo...por el dia de la madre me han regalo "La importancia de las cosas"...he empezado a leerlo y Menkell y Montalvo ya me tienen en ascuas...
Enhorabuena por tus éxitos y tu pluma.
Besos y abrazos

4 de mayo de 2009, 0:15  
Anonymous MARISOL ha dicho...

Bueno Marta, descansa que la ansiedad es muy mala y te lo digo por experiencia, se pasa fatal cuando te da un ataque de esos. Esta semanita descansa y coge muchas fuerzas para la feria del libro que te vas a cansar de firmar.
Bueno nos vemos en la feria!.

Mucho animo!

4 de mayo de 2009, 1:58  
Anonymous marta ha dicho...

Hace apenas dos minutos (lo que me llevó conectarme a Internet para felicitarte) que terminé tu última novela "La importancia de las cosas".

Me ha parecido extraordinaria, no sé cómo lo haces, pero cada vez que comienzo a leer un libro tuyo no puedo más que olvidar todo lo que me rodea y enfrascarme en todos y cada uno de los personajes que van cobrando carácter, imagen y hasta voz en tus relatos.

Este libro en concreto lo he leído entre la noche de ayer y el mediodía-tarde de hoy porque no podía parar, lo juro.

Mi más sincera enhorabuena Marta, espero poder seguir disfrutando de tus éxitos y tener un poco más de suerte, para que la próxima vez que vengas a Lugo no me surjan imprevistos y pueda disfrutar de tener algunos de tus ejemplares firmados, si no es molestia (ya me dedicaras "En tiempo de prodigios", maravilloso también).

Un saludo!

4 de mayo de 2009, 9:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal