martes, 14 de abril de 2009

Recuerdos

Guillermo Busutil, de la Revista Mercurio, me pide que escriba un texto sobre Dubrovnik. Marcial y yo pasamos las vacaciones allí hace cuatro años, y no se me ocurre un lugar mejor para invertir el verano. La ciudad es preciosa, el mar azul y la cálido, la comida exquisita... el artículo me lleva de la mano por mis recuerdos de aquellos días de agosto. No tengo una sola foto: Marcial las guardó todas en su ordenador, y un virus se las llevó por delante, de forma que dependo enteramente de mi buena memoria para evocar las calles retorcidas, la fuente de Onofrio, las murallas blancas que seere reflejaban temblando sobre un mar en calma eterna... Guardo de aquellas vacaciones un puñado de buenos recuerdos, pero ninguno tan intenso como el de una tormenta nocturna de la que fuimos testigos. Fue fabuloso: hacía calor, y la lluvia era más un alivio que un incordio. El cielo parecía que iba a partirse en dos con cada relámpago, que las aguas de la bahía nos devolvían multiplicado con el estrépito de los truenos. Creo que cuando pase el tiempo y el resto de los recuerdos se desvanezcan como el azúcar en un vaso de agua, quedará siempre el poso de aquella tempestad sobre el Adriático.

Dias tranquilos antes de las jornada de San Jordi. Aprovecho para ponerme al día con el trabajo, para leer y para intentar cobrar media docena de facturas que tengo pendientes. Son las miserias de este oficio: perseguir a tus deudores con la conciencia de estar haciendo algo deshonroso. Desde el Ayuntamiento de Córdoba se me informa de que una factura presentada en noviembre de 2008 me será abonada en Junio de este año.

Ya que en mis finanzas sigue reinando el caos, intento devolver a mi casa un poco de orden. Vamos a hacer una librería nueva, y hoy han venido a tomar medidas. No quiero meter prisa al ejecutor de la obra, pero nadie sabe cuánto deseo tener un poco más de espacio para mis pobres libros, que andan amontonados por los rincones o esperan recuperar su sitio desde las cajas donde se almacenan hace ya dos años. Tendremos que mover un mueble y quitar un cuadro, pero me da exactamente igual con tal de que los libros me sean devueltos.

Esta tarde presento el libro de Mónica Sánchez, "La hija de Kafka". Mónica es una antigua compañera del doctorado. Ahora vive en Méjico, y hace tiempo que no nos vemos. Junto a mí hacen de maestros de ceremonias Mamen Sánchez y Mario Vaquerizo, que es original, auténtico y divertidísimo. Al acabar, Mónica me regala una preciosa sortija de artesanía mejicana que ahora llevo puesta.

Sigrid Krause, de "Salamandra", me envía un libro de Sándor Marai que acaban de editar, "Los rebeldes", y siento - como siempre - el placer venenoso de saber que me ha llegado antes de que llegue a las librerías. He empezado a leerlo, y es estupendo. Desde Galicia me llega una sorpresa inesperada: "La importancia de las cosas" estáde cuarto en la lista de libros más vendidos que publica semanalmente "La Voz de Galicia". Pido a mi padre que me mande por fax una copia de la página del periódico, como si necesitase una prueba tangible de lo que considero un magnífico regalo. Para compensar, Carmen, lectorade este blog y compañera de la infancia, me informa de que en Valladolid ninguna librería tiene el libro a la venta. Me descargo del disgusto con David Torres y con Martín Casariego, y practicamos unos diez minutos de necesaria terapia telefónica en feroz diatriba contra todo lo que pone palos en las ruedas de nuestro trabajo. La novela de Martín, "La jauría y la niebla", está funcionando muy bien, y se ha ganado justamente la atención de los medios. Si no la habéis leído, por favor, no dejéis pasar más tiempo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

20 comentarios:

Anonymous Pepa ha dicho...

Bueno, pues ahora mismo nos vamos todos a Valladolid, a asaltar las librerías...Yo creo que ya te dije que por aquí (Zaracity) tu libro está en las más concurridas, bien a la vista, bien expuesto, y desde el mes pasado.
Anímate a darte una vuelta para consolidar la promoción.
Bueno, y ánimo con la otra librería, la de tu casa, que para mí son los muebles más queridos, más que la mesa de comer, y, por supuesto, más que la del ordenador...
Ah, y a ver cuándo nos cuentas el resultado del concurso de microrrelatos (más trabajo para tí...)
Besitoss
Pepa

14 de abril de 2009, 15:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

MARTA:
He visto la lista de LA VOZ DE GALICIA y no sólo tu libro esta de cuarto en una lista de los ocho más vendidos, sino que es el único de un autor (autora en este caso) español. ¡Enhorabuena!
Marisa Ramos (Santiago)

14 de abril de 2009, 17:33  
Blogger la-de-marbella ha dicho...

Ayer en una libreria de las mas centricas de Marbella solo quedaba un ejemplar de tu novela. Se han vendido todos los que había y no eran pocos!!!!
Ya he terminado tu novela, es Genial. Anoche empecé la de Martin Casariego, que casualidad.

15 de abril de 2009, 5:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta he visto la Voz de Galicia !ENHORABUENA! Para compensar como tu dices en Ponferrada mis primos compraron el ultimo ejemplar pues ya estaba agotado y en Leon se está vendiendo como rosquilas supongo que te alegraras mucho. Yo tambien. U besiño. Carmen

15 de abril de 2009, 9:16  
Blogger Marta ha dicho...

Pepa, los microrrelatos pueden enviarse hasta el día 23.

A las demás,muchas gracias por las informaciones

15 de abril de 2009, 12:12  
Anonymous Pepa ha dicho...

Gracias, Marta. Yo ya he aportado mi granito de arena. Ha sido divertido el ejercicio de ajustarse a las 150 palabras. Lo que no entiendo es cómo la editorial no le ha dado publicidad al concurso. Sólo hemos debido enterarnos los asíduos al blog ¿no?
Bueno, más besos
Pepa

15 de abril de 2009, 14:11  
Blogger molinos ha dicho...

Hola Marta, he llegado hasta aqui brujuleando por internet. No he leído tu nueva novela. Leí hace años " Que veinte años no es nada" y me encantó. Me gustó tanto que es de esas novelas que recuerdo, que dejan poso.
Pasaré por aqui.

16 de abril de 2009, 1:53  
Blogger Placeres ha dicho...

Hola Marta,

Ayer a las tantas de la madrugada acabé de leer "La importancia de las cosas", me ha encantado.
Soy de Lugo y desde que leí, hace años, " Que veinte años no son nada" sigo tu trayectoria literaria con interés.
Enhorabuena!, sin duda estás haciendo un buen trabajo.
Pla

16 de abril de 2009, 2:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pepa, es usted bastante pesadita. Marta, su libro, maravilloso

16 de abril de 2009, 3:03  
Anonymous Pepa ha dicho...

Bueno, aviso a los anónimos que me insultan de que este no es mi blog, y por tanto, no merezco ningún protagonismo.
Ustedes sí que son pesados ¿o acaso son sólo uno?
Esa es la desventaja de insultar desde el anonimato, que, además me parece que demuestra muy poquita clase...

16 de abril de 2009, 6:18  
Blogger Marta ha dicho...

Pepa, no hagas caso, a mí me encanta verte - o leerte - por aquí.

16 de abril de 2009, 8:19  
Blogger Jo ha dicho...

Soy madre de un diamante en bruto de 7 años llamado Elena Sol. Le costaba mucho leer y para incitarla le regalé el libro de "La primera tarde después de Navidad". Si vieras su cara al terminar la última página! En fin, gracias, porque lo primero que me ha dicho nada más termnar ha sido ¿Me regalas otro? aquí te la pongo...

16 de abril de 2009, 11:11  
Blogger Jo ha dicho...

Hola marta el libro de los dos hermanos que se pelean me ha encantado y es divertidisimo.
Lo que más ha sido la despedida.

16 de abril de 2009, 11:22  
Anonymous Pepa ha dicho...

Muchas gracias, Marta. Me hace mucha ilusión eso que me dices, así que hago extensivo el agradecimiento al anónimo(s) insultante(s), que ha propiciado la situación...
Besitoss
Pepa

16 de abril de 2009, 15:13  
Anonymous Casademont ha dicho...

En cualquier caso, Pepa, respondió usted con la misma moneda al anónimo, no se quedó callada, considerando que pesado sea un insulto, además de intuir su falta de clase. A mí personalmente me dan un poco de vergüenza ajena algunos de sus comentarios. En cuanto a Marta, yo me sigo quedando con tiempo de prodigios.

17 de abril de 2009, 1:35  
Blogger Daniel C. ha dicho...

Muchas gracias Marta por tu nueva novela. Ya me la he "agenciado" durante el mediodía, cuando salía del trabajo, y estoy deseando tener tiempo esta tarde para empezarlo.

17 de abril de 2009, 6:29  
Blogger Marta ha dicho...

Jo, madre e hija: muchas gracias. Me gusta mucho lo que me habéis contado, y espero que sigáis leyendo.

17 de abril de 2009, 10:27  
Blogger Jo ha dicho...

A mí sí que me gusta leer lo que escribes tú. Desde la primera "Que 20 años no es nada" hasta la última "La importancia de las cosas" me he convertido al Riverismo. Disfruto y, sobre todo, descanso leyendo tus novelas. Se me hacen cortas y lamento siempre llegar a las últimas páginas. Creo que es el mejor halago que se le puede hacer a un escritor. (A pesar de la Sra. Castro cuya crítica de la novela no comparto en absoluto)

17 de abril de 2009, 13:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Anduve buscando algun libro que libremente y preferiblemente estupendamente se acerque y nos acerquehoy a esto que se llama Espàña,nada imposible!,
"el caso" y "la bola",fue todo lo que encontre y probe en tres sitios diferentes,eso si vislumbre el libro de RUBEN GALLEGO que cd se me ande un poquisimo esta mala primavera seguiré,,

¿España ha desaparecido ya?
INGLATERRA Y ESCOCIA se han salvado pq Isabel II hizo ese encargo especial al viejo 007 sean conery?

En islandia como no hicieron como los ingleses,representar las sagas,
las cosas andan mal?
imposible seguir una pista... ...podriamos seguir
AQUI en el 98 unos pocos se liaron a buscarla no les fue muy bien pq eran ya mayores pero algo sacaron,esos i no cabe en un himno ni en un estado de ctas,ni en una bandera,es mas que eso....supongo que en un partido de futbol no se puede andar con esas complicaciones
,años despues unos cuantos con trazas de futuro de petrimetres
hicieron algunas nanas y elegias que no estuvieron mal,

17 de abril de 2009, 15:14  
Anonymous Javier Divisa ha dicho...

Marta, ayer empecé a leerlo, muy poquito, unas 25 páginas, pero parece prometedor. A María le hizo mucha ilusión. A ver si vamos el jueves. Besos.

18 de abril de 2009, 3:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal