domingo, 19 de abril de 2009

Una mala crítica y una buena noticia

El jueves salió una crítica a "La importancia de las cosas" en El Cultural de El Mundo. La firma Pilar Castro, que deja muy claro que no le gustó la novela. Es más, creo que hadejado muy claro que no le gusta lo que yo escribo, en general. Sospecho que piensa que debería dedicarme a otra cosa. Que esto no es lo mío. Ay, las críticas, los críticos. Qué crueldad, que sevicia, que ganas de hacernos sufrir.

Las líneas de Pilar Castro me saben, como no, a cuerno quemado: a nadie le gusta recibir malas críticas. Pero doy fe de ellas del mismo modo que me apresuro a resaltar las buenas. Así que, ya sabéis: a Pilar Castro no le ha gustado "La importancia de las cosas". Edu Vilas y Miguel Roig intentan consolarme en el Hotel Kafka.

- ¡No es tan mala! - Miguel, muy misericorioso, intenta ver la botella medio llena.
- Y una mierda, Roig. Es mala. Malísima.

En ese momento me llega el SMS de un amigo que me pregunta si le he levantado algú novio a Pilar Castro, y se lo enseño a Edu y a Miguel

- Ya véis que no soy la única. Y conste que yo a Pilar Castro no la conozco de nada.
- Bueno, pero de estas cosas no hace caso nadie - me anima Edu, utilizando la misma frase manida que empleamos todos para darnos árnica en casos como este. Lo que no sospechan, ni él ni Miguel, es que en este momento lo que me levanta el espíritu no son sus recomendaciones, sino la certeza de ser largamente mimada por mis amigos. Ya que no nos quieren los críticos, la menos que nos quieran los colegas ¿verdad?

Como el destino es voluble y va a su aire, justo en ese instante recibo una llamada al móvil. Es mi gargante profunda particular. La voz que me informa de lo que no me informa nadie. Cifras de ventas y cosas así. Resulta que, con datos en la mano, "La importancia de las cosas" llevaba vendidos más de 4500 ejemplares el 4 de abril, diecisiete días después de su salida y con la semana santa de por medio. De pronto se me olvida Pilar Castro y su crítica, y sólo tengo en la cabeza la cifra mágica que me han pasado por teléfono.

Vilas, Roig y yo brindamos con el café que acaba de hacer Guillermo, ydecidimos olvidar las reseñas poco elogiosas para regodearnos en las cifras de libros bien vendidos. Luego hablamos de la Noche de los Libros. Espectacular la iniciativa de la Comunidad de Madrid. El día 23, y desde las tres de la tarde, tendrán lugar más de doscientos actos culturales. Hay cuatrocientos artistas implicados en el proyecto, y 83 bibliotecas y 203 librerías - DOSCIENTAS TRES LIBRERÍAS - abrirán sus puertas hasta las doce de la noche.

El madrileño lleva en el adn los genes del noctámbulo, y siempre está esperando un motivo ara salir de casa cuando se ponga el sol. Y el 23 va a tener más de cien. Habrá coloquios, conferencias, mesas redondas, encuentros, firmas de libros, conciertos. El libro será el protagonista. Y los lectores. Y los libreros, que se han volcado en el proyecto y se esfuerzan para redondear el triunfo de la cultura y la civilización frente a la amenaza apocalíptica de losque dicen que el libro es especie en vías de extinción.

Yo pasaré en Barcelona toda la mañana, pero a las cuatro me cojo un puente aéreo para no faltar a las citas que tengo en Madrid, Madrid, Madrid. A las seis y media estaré en la Librería La Regenta (Serrano, 228), y a las ocho y media en el Hotel Kafka de mis entretelas para encontrarme con lectores y amigos, firman algún libro - si hay suerte - y brindar por los libros. Por quienes los escriben, por quienes los hacen, por quienes los venden... y, sobre todo, por quienes los leen. Ellos son, de cualquier forma, los grandes protagonistas de la noche de los libros, y de todas las noches que empiezan y acaban con un libro entre las manos y muchas horas por delante

Etiquetas: , , , , , ,

20 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta, tranquila,no te preocupes. Tienes a muchos lectores encantados con tu novela, yo por ejemplo.Es tierna,relajada como las varitas de incienso que pongo o las velas de vainilla ,es a eso a lo que me recuerda siempre tu novela.Los criticos estan para eso, para hacer mas dificil las cosas a los escritores, y nosotros,los lectores para decirte que sigas adelante.Tanto me ha gustado tu obra que me ido corriendo a comprarme otra tuya, "Que veinte años no es nada". Animo.Besitos fuertes.

19 de abril de 2009, 11:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me olvide de decirte mi nombre.Me llamo Pilar y soy valenciana. gracias

19 de abril de 2009, 11:51  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Ni caso, Marta. Las críticas son esa parte inevitable de nuestra labor a la que hay que hacer el caso justo e indispensable. Ni cegarse por las buenas ni hundirse por las menos buenas.

Y enhorabuena por esas cifras de ventas. Son las que, al fin y al cabo, terminan demostrando que tu novela es una gran novela. Un crítico puede errar en sus apreciaciones, 4500 lectores no.

Un abrazo,
Pedro de Paz

19 de abril de 2009, 13:20  
Blogger Rosa M. Arroyo ha dicho...

Hola, Marta. He buscado sobre esta tal Pilar Castro (por aquello de saber un poco más antes de hablar), pero no aparece cómo crítica y sí una tal del mismo nombre, pero actriz. Así que, comentaré sobre los críticos en general...
Personalmente, pienso que un crítico es alguien que no puede llegar a hacer bien aquello que está criticando (que no valorando, porque salvo que se demuestre empíricamente, y todavía no ha habido quién, sobre gustos... ya se sabe).
Casi nunca leo a un crítico para que me "informe" acerca de un libro, película o espectáculo, no suelen ser objetivos y, por lo tanto, su opinión no me sirve ni serviría nada más que para conocer SU gusto.
La venta del libro va bien, y en vista de cómo va el mercado, con eso has de quedarte.
Por cierto, aprovechando el concurso, le pedí a una amiga que publicara el micro en su blog y aprovechar para darte publicidad. Sé que tiene muchas visitas y, además, merece ser conocida.
Dejo la dirección para que veas tu nombre y título de la novela en negrita..., el resto creo que era una de las condiciones para el concurso ¿no? (lo leí en algún comentario tuyo en el blog)
http://angelesysuscuentos.blogspot.com/
-Una pobre excusa para plublicitarte-
Las recomiendo para todos (La importancia de las cosas, tuya Marta, y a mi amiga Mª Ángeles Cantalapiedra).

Felicidades por esos 4500 ejemplares vendidos.
El día 23 tengo clase por la tarde, pero intentaré "comerme" la primera para saludarte y que me regales la firma-epílogo.

Perdón por la parrafada.

Un abrazo,
Rosa

19 de abril de 2009, 13:35  
Blogger Gonzalo («Darabuc») ha dicho...

Yo soy escritor y me gustaría ser crítico, así que desconozco qué pinto en el tópico de Rosa (el crítico envidioso, que destruye porque es incapaz de hacer, etc.). Quizá sea malo en todas las facetas, pero todas me gustan y las hago lo mejor que sé. Y en todas me vale la crítica (porque al crítico también se lo puede criticar, como es lógico, aunque hay pocos espacios para hacerlo y las críticas no siempre son transparentes: con frecuencia no cuentan desde dónde hablan y qué buscan).

Una protesta leve: 4500 libros vendidos contra un solo crítico ¿no es una forma de abuso? Y quizá peligrosa, en el sentido de que tal vez defienda más de lo que deseamos defender: daría que pensar que Dan Brown es uno de los mejores escritores del siglo XX, algo que, personalmente, no creo.

Lo que más de un crítico olvida, creo yo, es que su verdad es subjetiva y es tanto más verdad cuanto más desnude las circunstancias de su concepción. Pero el miedo a la desnudez hace que muchos blinden su redacción con falsas objetividades. Pena grande, porque se ama a las personas, no a las verdades.

Ánimo para el mal trago y, a poder ser, que la crítica te sea útil.

19 de abril de 2009, 23:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo creo también que el escritor tiene que intentar aprender de las críticas, analizarlas y verlas como una opinión subjetiva que completa otras opiniones, otras críticas. De todas maneras la crítica que han hecho en El cultural no me parece muy dura para nada. Cualquiera que lea habitualmente las críticas de este medio sabe a qué me refiero. Sólo con leer a Juan Palomo os podéi hacer una idea... Quizás no ha sabido valorar el papel de los personajes secundarios en la novela y la necesidad del ritmo pausado: "Con la más reciente, La importancia de las cosas, parece que la autora se propusiera llevar hasta el extremo su más reconocida baza: la de crear una gran historia que crece y se ensancha al tiempo que sirve de abrigo a otras muchas historias. Ese objetivo mantiene la trama a salvo gracias, en parte, a una voz omnipresente cuyo empeño por conducir todos los episodios adyacentes hacia un final redondo se hace notar en exceso. De ahí que sus pretensiones se vean frenadas por la abundancia de situaciones y personajes que van surgiendo, o por la lentitud con que progresa la intriga.… Lo que acaba por convertir aquello que podría ser el mayor logro de la novela en su mayor debilidad".

La podéis leer en http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/25085/La_importancia_de_las_cosas

Pero de ahí a no reconocer la importancia de los críticos hay un abismo ya que son un parte del engranaje editorial y en ocasiones el único filtro para bien o para mal. Más de diez años llevo leyendo las de Pilar Castro y son en muchas ocasiones muy acertadas.

También estoy de acuerdo con quien dice que las ventas tampoco son un exponente más que de seguimiento y éxito. Una crítica contra 4500 ejemplares me rechina un poco.

Seguro que vendrán más críticas y tendrás una imagen global del impacto de la novela, que a mí personalmente me ha sorprendido po su calidad.

Laura

20 de abril de 2009, 0:21  
Anonymous José Topaz ha dicho...

En algún punto me he perdido: ¿Es bueno un libro si se vende mucho? ¿Y malo si sucede lo contrario? ¿De verdad lo crees?
¿Una crítica da o resta valor a una obra? ¿Sí?
Llevo leída casi la mitad de la novela. Me parecen más que interesantes los personajes, el ángulo desde el que están construidos, el punto de originalidad robado a la vida ordinaria. También me gusta mucho la voz narrativa. Para mí, hay algún pequeño desajuste formal (como la repetición del mismo verbo tres veces en un párrafo), aunque lo más importante es que la estoy disfrutando y recomendando a los amigos.
Un beso.

20 de abril de 2009, 1:02  
Blogger Marta ha dicho...

Queridos todos:
Pretendía que el comentario sobre la crítica de P. Castro y las ventas tuviese un tono fundamentalmente ligero. Nadie habla de ventas contra crítica, sino del efecto que una y otra provocan en los autores. A todos nos sientan mal las malas críticas, y nos sientan bien las buenas ventas. Tan simple como eso. Hablaba, pues, de mi estado de ánimo, nada más.
Y, desde luego - y eso es algo que digo siempre- me importa muchísimo más la opinión de los lectores que la de los críticos. No tengo ninguna esperanza de pasar a la historia de la literatura, pero sí me gustaría que mis novelas las leyese mucha gente. Así que, y perdonadme, entre muchos lectores y malas críticas, o buenas críticas y pocos lectores, me quedo sin dudar con lo primero. Lo cual no quiere decir que desprecie las críticas - si fuese así, no les daría importancia - ni que piense que los críticos son una legión de envidiosos y mediocres. Hacen su trabajo, igual que yo hago el mío. Pero creo que es sano tener prioridades, y yo tengo las mías.

20 de abril de 2009, 1:51  
Blogger Gonzalo («Darabuc») ha dicho...

Yo propongo que se mire como una falsa oposición: los críticos no son algo distinto de los lectores, sino (idealmente) lectores con formación específica y un espacio de voz propia. Para mí, son lectores que exponen una opinión desde un punto de vista (idealmente, reconocible y razonado). Y cuanto mayor sea su formación y su honradez, más valiosa es su opinión (para mí). Porque muchos lectores se quedan en el "me gustó", "no me gustó" o "me ha hecho llorar" (pero a lo mejor lloro viendo los anuncios de "Vuelve a casa por Navidad" y por lo tanto, quizá eso significa poco).

Ahora bien: que uno escribe para que lo lean; y que si coincide que uno escribe a gusto y mucha gente lo lee a gusto, entonces la fiesta está completa... pues sin duda ninguna, hay para darse con un canto en los dientes.

20 de abril de 2009, 2:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta las criticas siempre estan y estarán ahi pero tu estado deánimo debe olvidarse de ellas y pensar en que 4500 lectores no pueden estar equivocados. Me encanto tu novela te relaja te engancha y cabas casi por conocer a los personajes como si estuviesen delante tuya. Es genial y ánimo a por la 3ª edición sigue adelante pues necesitamos que sigas escribiendo. Ya veo que tu agenda s apretada. ¿Cuando presentas tu libro en Lugo? Me informan que e dia 24 de abri no se si es cierto. Mil besos y ánimo olvidate de las críticas y mira las cifras de ventas que es lo que canta.Carmen

20 de abril de 2009, 2:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi experiencia de lector de libros y de críticas de libros:
Un crítico de música está deseando que le guste la obra y hablar bien de ella. Lo mismo le sucede a uno de futbol, o de moda.
Los críticos de libros son distintos: difrutan despellejando al autor, quieren que no les guste obra y si les gusta un poco nunca lo reconocerán. Pienso que el origen de la situacion está en que la mayoria de los críticos son unos escritores frustrados y se vengan de los que salen adelante tratando de infravalorar su trabajo.

20 de abril de 2009, 6:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo leí la crítica de la tal Pilar castro, y me pareció un comentario de una petarda que había cogido el libro sin ganas, sin interés y sin nada. Y está escrita con un aire de superioridad que es para potar. Es por estas cosas que la crítica en nuestro país está devaluada y nadie se fía de ella. A mi la novela me gustó, y lo que digan esos personajes me trae de lado

20 de abril de 2009, 8:36  
Anonymous Carmen ha dicho...

Y a quien coño le importan las críticas?
Yo nunca he comprado un libro basándome en crítica alguna. Ellos hacen su trabajo, de acuerdo, pero a mi me resulta indiferente lo que opine un señor/a desconocido/a (ollo á linguaxe non sexista)sobre cualquier texto.
En mi influye la gente que quiero. Que me conoce y dice: tienes que leer ese libro, es buenísimo.
Y ese consejo ya lo escuché sobre tu libro a un par de personas, una amiga y otra ajena, compañera casual de un café en grupo.
Eso es lo único que vende.
Un abrazo y buena estancia. Se que hoy andas por aquí. Me gustaría ir a saludarte pero entre que ando liada con el trabajo y mi timidez es incurable, te mando un abrazo desde la distancia.
Muchos éxitos..

20 de abril de 2009, 12:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...

LA IMPORTANCIA DE ESAS COSAS
miriam se paso dos dias con sus noches entre cajas y cosas,
a lassiete de la mañana del dia que amanecia oscuro de tormenta se lio un porro,le dio dos chupadas y dos caladas
-si no megusta dijo,
lo apago derrotada
la desperto Clara
arriba! oyo tras la puerta
-estas cosas!! dijo como explicación Miriam
-son importantes? contesto Clara
no contesto ,se asomo a la ventana
-esta clareando salimos?
en la calle corria un aire fresquito de primavera,un viejito cruzaba con dificultad el paso de cebra apaciguando con sorna a los conductores
-ojala estuviese en otra ciudad,dijo Miriam
-a mi otra ciudad no q ya me canse de dar vueltas...pero ser mas ligera
-y me librase de todos estos trastos....¿como de ligera,como sta teresa?
-no blasfemes
-no es blasfemia es broma
-mas ligera como nadie,¿porque como alguien? como yo pero mas ligera
los coches apuraban con rabia el semaforo uno pito a uno que se demoraba
-para ya cabrona!!! dijo Miriam
-era un tio,dijo Clara
-era una hormiga odiosa...
-pero hace falta dinero..
-el dinero es tan importante?
-si no hay otra cosa..
-empezaria ropa desde dos años atras,libros q no me leo,plATOS descascarillados,cubiertos desparejados,manteles de cuadros
los discos menos 2 o 3,dos novelas a medio hacer
-esas damelas q ya las tirare yo
-...una bandeja doblada,¿agendas?
-si valiente solo post it
-...fotos la tele el coche...
-que limpio lo tendria el mundo..
-boligrafos,cajas fuertes q no cierran,el ordenador...
-animo diogenes!
-....cuadrados circulos trapecios y hexagonos,todo lo que tiene forma...yo misma
-ahi te queria ver
-la barrera infranqueable
-la que?
...nos sentamos al sol
-si no hay otra cosa socrates...
-barreras infranqueables...

20 de abril de 2009, 13:36  
Anonymous Pablo Núñez ha dicho...

Hola a todos,
Voy a desvelar una conversación privada, pero creo que por esta vez no me perdonarán, ayer domingo llamé a Marta, cababa de terminar La importancia de las cosas, Y NO LE DI LA ENHORABUENA, LE DOY LAS GRACIAS. Con eso lo digo todo ¿verdad?, me siento agradecido como lector.
Alguno os estaréis pensando que mal amigo soy, que leo la novela tantos días después, no seais malos, tenía que entregar mi segunda la semana pasada y esto de los plazos aún me queda grande.
Pero la cogí y ya no la solté, cuando los 4500 sean 45000 ya vereis como alguien se traga piedras, y de ahí para arriba.
Lo de Saldaña me recuerda a la obra de otro de los grandes que interviene con asiduidad por aquí. Pedro, sigo recomendándosela hasta al de cupón, que novelaza, macho. Espero tu crítica a Mis hijas del césar, un día de estos te llamo.
Un saludo a todos

20 de abril de 2009, 14:00  
Anonymous g.l.r. ha dicho...

Quizás lo peor de las críticas literarias es que, casi en su mayoría, pretenden ser muy sesudas, muy académicas y, por desgracia, muy destructivas. Exudan desprecio y mala sangre; ensalzan - suele pasar también con el cine - aquellas que acaban resultando un pestiño insufrible, tan sólo porque creen que cuanto más compleja y coñazo es una novela, más cultos y autorizados van a parecer ellos, y por eso no les hace caso nadie.

Entiendo que los autores estéis muy pendientes de las críticas, es lógico, pero no creo que sean importantes. De ellas no depende el éxito o el fracaso de un escritor, y por ello no merece la pena perder un minuto con ellas. Lo que debéis hacer es escribir. Con ello disfrutaremos nosotros, y les daréis la oportunidad a los críticos de verter su mala sangre.


Un abrazo.

20 de abril de 2009, 15:59  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Pablo, te envié por EMAIL un breve comentario de Las hijas del César -llamarlo crítica, siquiera reseña, sería demasiado pretencioso- hará algo más de un mes. Me chocó que no me respondieses, pero pensé que andabas liado. Por lo que veo, sospecho que el comentario nunca te llegó.

En resumen venía a decir que tu obra me parecía muy digna, bastante original en su enfoque y planteamiento, con un ritmo sostenido muy bien dosificado, personajes bien perfilados, excelentemente documentada -eso es indiscutible- y que el único "pero" que, desde una perspectiva estrictamente personal y subjetiva, le veía era respecto a un par de cuestiones puramente formales que me chirriaban un poco. La novela, los personajes y la trama, impecables, aunque, como también te indicaba en mi comentario, disiento respecto a la opinión generalizada de que Las hijas del César es novela histórica. Porque no lo es.

Un fuerte abrazo, compañero
Pedro de Paz

20 de abril de 2009, 23:29  
Blogger Sade ha dicho...

Bueno, ya sabes que tienes que aprender a vivir con las críticas, eso sin duda, te hará más fuerte y mejor escritora; eso significa que la gente se interesa por ti.
Un abrazo desde Valladolid, a ver si este año puede por fin, verte.
Teresa

22 de abril de 2009, 10:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta,
soy lucense y casi me da vergüenza decir que esta es la primera novela tuya que leo. Pero te aseguro que no va a ser la última. Ahora mismo me voy a "rescatar" las anteriores. Seguramente no entienda yo mucho de literatura (desde luego no soy crítica literaria), pero sí sé cuando un libro me "engancha" y "La importancia de las cosas" lo ha hecho. Me la he despachado en dos días.
Creo que podrás empezar a preocuparte por los críticos cuando no hablen de ti.
Un saludo y mucho ánimo "paisana"

18 de mayo de 2009, 1:15  
Anonymous Oli ha dicho...

http://www.larepublicacultural.es/article1625.html
Marta Rivera, eres un poco choromiqueira. Te tratan mejor de lo que mereces.
http://www.laopinioncoruna.es/contraportada/2011/10/24/marta-rivera-cruz-normal-desconfiar-amiga-novio-o-amigo-mujer/543026.html
No es que no tengas lectores para sacar una novela al año, es que no puedes acaparar tantos "premios literarios", ¿verdad?
Ya se sabe cómo están los premios Planeta. Que encima te quejes por todo, en plan columnista de El Semanal... eres un tópico con patas. Juntaletras como tú deberían ponerse a trabajar en vez de estafar a esta pobre gente, en comandita con las editoriales. Vaya profundidad de ideas, vaya vocabulario, vaya manera de expresarse!
Y eso de que cuatro mil quinientas moscas... digo, personas no pueden estar equivocadas... Dan Brown igualico a Dostoievski, no te giba.
A ti y a Lucía Etxebarria os digo lo mismo: redactar no es escribir, y si os cansáis mucho, nadie os va a echar de menos, porque sois prescindibles y reemplazables.

28 de diciembre de 2011, 10:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal