lunes, 10 de noviembre de 2008

De lunes

Ayer fue un día feliz: Carmen Ramírez nos invitó a comer cocido a Marcial, a Fernando Marías, a Silvia Pérez y a mí. Carmen es el ángel que cuida de todos los autores de Planeta, y encima a veces nos imvita a una sesión de morcillo, chorizo, garbanzo, zanahoria, repollo, gallina, lacón... era de noche cuando, de mala gana y obligados por un viaje que tenía que emprender Fernando, dejamos la casa de Carmen y Tomás, atarantados de buena comida y buena compañía.

Lunes raro, quizá porque ha empezado para mí con una visita al dentista. Lo de los tratamientos odontológicos lo detesto con toda mi alma. En principio, me inquieta especialmente el hecho de que las operaciones pertinentes impliquen mi silencio. Odio hacer cualquier cosa que no me permita hablar. Odio al dentista, a todos los dentistas del mundo, a mi dentista, y ella lo sabe perfectamente, aunque hace como que no. Es simpática, afectuosa, y encima me lee, pero cuando al despedirse me dice que ha sido un placer verme, sabe que no puedo hacer nada más que improvisar una media mueca, una sonrisa falsa con mis encías doloridas y sangrantes.

Luego me armo de valor y me voy a El Corte Inglés a hacer la compra mensual. Si alguien se pregunta por qué elijo precisamente ese súper, la respuesta es muy simple: de todos los que me quedan medianamente cerca, este es el único que me trae la compra a casa. Así que paso casi una hora entre latas, conservas varias, paquetes de pasta y botes de espárragos. Esto no es el dentista, pero se le parece un poco. Hay mucha gente, y ya han colocado expositores con cosas navideñas. Paso de largo, frente en alto e impasible el ademán, por delante del turrónde chocolate suchard, mi gran debilidad de diciembre a enero. Eso sí, compro para mis sobrinos dos calendarios de adviento llenos de chocolatinas. Recuerdo que el primer calendario de adviento que vi yo me lo trajeron mis padres de un viaje por Alemania. Era fabuloso, y escondía pequeñas sorpresas diarias: un lapicero, una goma de borrar, una pinza para el pelo... mis hermanos y yo nos turnábamos para abrir las ventanitas, y a veces nos fastidiaba que el objeto que nos caía en suerte era más pequeño, o más feo, que el que había tocado a otro el día anterior.

Leo la columna de Almudena Grandes en El País. Habla de Roberto Saviano y de la falta de solidaridad hacia él (¿?) del mundo de la cultura. Grandes termina diciendo "yo abro todos los días mi correo buscando un manifiesto a Saviano y nunca lo encuentro". Lo primero que hago, al acabar la columna, es revisar el periódico, a ver si se ha ido la pinza y he comprado uno de hace dos meses. Pero no, la cabecera es clara, y pone 10 de noviembre. Luego pienso si la pinza se le ha ido a Almudena Grandes, que ha mandado un artículo de esos que hacemos los escritores para dejar en la nevera y recurrir a él cuando no se nos ocurre nada que escribir. Son esos artículos intemporales, tipo "la lluvia" o "El recuerdo de mis primeros patines", que tanto pueden ser de actualidad ahora como hace un siglo o dentro de medio lustro. A lo mejor Almudena metió en suparticular nevera lo de Saviano y lo ha sacado ahora, quizá porque Grandes lleva tres meses metida en un refugio nuclear, en una estación sismográfica de Alaska o en el zulo ese del acelerador de partículas, y no se ha enterado del (justo) movimiento prosaviano que han liderado media docena de Premios Nobel. De todas formas, y ya que de la nevera de Almudena Grandes salen textos tan solidarios con el prójimo, aprovecho para lanzarle el guante y animarla a promover un manifiesto en favor de Fernando Savater, que lleva años luciendo escolta, o del buen Raúl Guerra Garrido, cuya farmacia fue pasto de las iras de la camorra etarra. O a Edurne Uriarte, a la que amedrentaron hasta que dejó la Universidad vasca.

Admirada Almudena, a mi también me gustaría encontrar en mi correo un manifiesto para apoyar a los nuestros, a Raúl, a Fernando, a Edurne, a decenas, centenares de hombres y mujeres que han tenido que exiliarse por hacer lo mismo que el valiente Saviano: decir la verdad, denunciar, señalar el lugar donde se esconden las bestias. Ellos también están condenado a muerte Ningún Premio Nobel se ha ocupado de estas gentes, víctimas de la cosa nostra abertzale. Tú, que tienes predicamento y contactos, y arrestos, y la suficiente generosidad como para defender a un escritor italiano víctima de la mafia, podrías poner en marcha un movimiento de apoyo hacia nuestras propias víctimas.

Etiquetas: , , , ,

26 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

muy bien!
totalmente de acuerdo contigo!

10 de noviembre de 2008, 11:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

-copiar pegar-
Los muertos van deprisa
el poeta lo ha dicho
van tan deprisa que sus sombras palidas
se pierden del olvido en los abismos
con mayor rapidez que la centella
se pierde en loe espacios infinitos

Los muertos van deprisa;mas yo creo
-ese es el pto..perdon-
que aun mucho mas deprisa van los vivos.
Los vivos que con ansia abrsadora
cuando apenas vivieron
un instante de gloria,un solo dia de jubilo,y mucho antes de haber muerto,unos a otros se entierran para heredarse presto



...nada una indie,
otro dia mas festivos

10 de noviembre de 2008, 12:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Olé, Marta!

10 de noviembre de 2008, 15:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hace tiempo, estuve en la presentación de un libro tuyo. Llegaste tarde y no mentiste. El relato de lo que te había sucedido desde que aterrizaras en tu tierra nos tuvo a todos en vilo, transportados, lejos de aquel salón de los espejos.Cuando terminaste, la persona que me acompañaba, maravillada, exclamó: "¡Pero si acaba de empezar otro libro...ahora!"
Esta es mi particular sed: leerte. Porque conviertes la compra, una visita, una comida, un empaste, en una reflexión de lo cotidiano; en esa importancia de las cosas.

Cristina.

10 de noviembre de 2008, 19:54  
Anonymous pepa ha dicho...

Si, a mí me pasa lo mismo que a Cristina, que me maravilla leer lo que escribes sobre cualquier cosa,independientemente de si estoy de acuerdo o no con lo que opinas. Me embelesa CÓMO lo cuentas, y a eso le llamo yo "tener el don".
Besos
Pepa

11 de noviembre de 2008, 3:44  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me encanta todo lo que escribes leemos mi madre y yo todos los domingos tu columna del progreso. Me gustaría regalarle a mi madre la biografía de la Reina Sofia , creo que hay varios ¿Cual me recomiendas el de Pilar Urbano o los otros? Un besiño . Carmen

11 de noviembre de 2008, 3:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

hombre, Marta, no se puede estar en todas las guerras. Almudena Grandes ha escrito una columna concreta sobre un tema concreto. Puede que haya escrito ya algo sobre los intelectuales a los que te refieres y que a ti, que tampoco puedes estar en todo, se te haya pasado. Y en cualquier caso, Almudena Grandes es una de las mejores escritoras del panorama literario actual, con miles y miles y miles de lectores que la seguimos (sin premios de por medio) que merece todos los respetos, que en tu artículo, por cierto, brillan por su ausencia.
Miguel Ángel

11 de noviembre de 2008, 3:56  
Blogger Marta ha dicho...

Miguel Ángel: no mezclemos churras con merinas. En ningún caso le falta al respeto a Almudena, y mucho menos dudo de su calidad como autora y su posición dentro de las letras españolas. Por cierto, para señalar la calidad de esta escritora señalas que es leída por muchos lectores "y sin premios", como si la ausencia de galardones fuese un marchamo de calidad. Permite que alivie tu ignorancia informándote de que Almudena se dio a conocer gracias al premio "La sonrisa vertical", con su texto "Las edadesde Lulú". Espero que eso no la haga perder tu admiración ni tu estima como intelectual.

En su artículo, Amudena Grandes reclama un manifiesto en favor de Saviano (que ha sido hecho público hace tiempo) y yo reclamo otro manifiesto para otras víctimas del terrorismo. Desde luego, ese manifiesto tendría mucho más éxito si fuese promovido por alguien como Almudena, excelente escritora y persona comprometida. Si alguna frase de mi texto te parece ofensiva o insultante, te ruego que me la señales para revisarla, pues no estaba en mi intención molestar a nadie. De todas formas, me temo que tu afecto por Almudena Grandes (entre cuyos lectores me encuentro) te lleva a ver injurias y faltas de respeto donde sólo hay un atisbo de crítica.

Cristina, Pepa, muchas gracias.

Carmen, la verdad es que no he leído ninguna de las biografías de la reina. Desde luego, la más jugosa parece lade Pilar Urbano, pero creo que hay una de Carmen Enríquez - que lleva años acompañando a doña Sofía en viajes oficiales - que creo que está muy bien.

11 de noviembre de 2008, 4:44  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Orham Pamuk, Darío Fo, José Saramago, Salman Rushdie y no sé cuantos autores más han firmado el manifiesto apoyando a Saviano. ¿Qué más quiere Almudena Grandes? Yo también aluciné con el atículo de El País. Y, Miguel Ángel, lo digo en plan bien, no sé a quien ofende el post de Marta. Almudena Grandes es una de mis autoras preferidas, pero ha metido la pata hasta arriba, y no tiene nada de particular que así se diga. El tener millones de lectores no evita que uno haga el ridículo a veces, ni tampoco porque un autor venda cientos de miles de libros ya está a salvo de la crítica, antes al contrario.

11 de noviembre de 2008, 5:00  
Anonymous Javier ha dicho...

Señorita Rivera: Tenga a bien, atender a estas aclaraciones. Tiene usted verbo y ofensa dotados de buena ligazón. En detrimento de "aliviar la ignorancia" de Miguel Ángel, podría haber dicho "permítame una corrección", pero a usted le va la agresividad, a usted y a sus blogueros, que ya vi como las gastan aquí. A algunos de sus blogueros, para no herir susceptibilidades. No obstante, como todo, esto es sectario. Almudena no es de tu panda, es de la panda de Benítez Reyes, Mendicuti, Benjamín Prado... y por supuesto, de su querido Luis García Montero. Entonces algo de pupita había que hacer, pupita eh, no daño. Hay alguno de tu panda que llama pandilla basura a la panda de Almu. En fin, que tengo que trabajar, y estoy en el extranjero para aprovechar el tiempo. Bye Marts.

11 de noviembre de 2008, 6:12  
Anonymous Clara ha dicho...

A ver, a ver, que no me entero.

Javier, el que está en el extranjero (qué level, por Dios), ¿cómo sabes quién es la pandilla de marta? ¿eres su amigo?

Porque yo, que sólo soy su lectora, no sé quiénes son sus amigos (o su pandilla, como tú dices)... Tampoco me importa mucho. Mientras siga escribiendo igual de bien...

Me gustan García Márquez y también Vargas Llosa, que creo que tienen "pandillas" diferentes, incluso que se llevaban fatal, y eso no me ha supuesto ningún problema a la hora de disfrutar de sus libros. Igual que disfruto con los de Marta, y con los de Almudena Grandes (un poquito menos, la verdad, pero me gustan y me sé todas las canciones de Sabina, eh? que ese si que es rojo que te cagas y muy amigo de Almudena y su poeta). Porque aquí el problema es el de siempre: los rojos son buenísimos, solidarios y comprometidos... Y los que no lo son, o no dicen serlo, malos a rabiar...

Qué fatiga!

11 de noviembre de 2008, 8:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta, con la Iglesia hemos topado. Deberías saber ya que hay un puñado de autores- entre los que se encuentra doña Almudena Grandes - contra los que no puede alzarse la más mínima voz, so pena de excomunión galopante, vituperios y lapidación en plaza pública.
El último defensor de los débiles, un tal Javier, atribuye tu durísima invectiva a la excelsa escritora a que no perteneces al grupo de Benjamín Prado o Luis García Montero. Pues eso dice mucho de ti. Por favor, no caigas en la tentación de mezclarte con según qué gente. Por cierto, el señor García Montero (a quien Javier tanto quiere y tanto venera y admira) acaba de ser condenado por insultar gravemente a un compañero de departamento, y no desde un modesto blog, sino desde las páginas de El País, toma Jeroma. ¿Y esta es la gente que nos viene a dar a los demás lecciones de ética?
Suscribo todo lo que dice Marta, y añado que es más fácil y más guay y menos arriesgado meterse con la mafia palermitana que con los terroristas autóctonos.

Laura Daza

11 de noviembre de 2008, 8:52  
Anonymous pepa ha dicho...

Vaya, vaya, qué movidillas...Claro, como una es de provincias...Los instructivos que resultan los blogs...
Pepa

11 de noviembre de 2008, 9:42  
Blogger pakiko ha dicho...

Señor Javier: Creo que en la "pandilla" de Marta Rivera de la Cruz también se incluye a Rafael Reig(al que admiro), que ha apoyado abiertamente a Izquierda Unida, como lo han hecho la Grandes y su marido o Benjamín Prado.No así Joaquín Sabina, que hace tiempo que dejó de ser un "rojo que te cagas".
A mi me gusta bastante Almudena Grandes, pertenezco a esa "pandilla" de rojos, pero no me importa decir que el artículo publicado en El País era una gilipollez.No mezclemos churras con merinas.
Por cierto,Laura Daza, a Luis García Montero lo han condenado a pagar una multa de 1800 euros por llamar "tonto indecente" o "perturbado" a alguien que realmente es un tonto indecente y un perturabado mental.Diga usted las cosas claras, y no cuente verdades a medias: el señor Montero no ha insultado a un compañero de departameno porque le apetecía, sino porque ese señor se dedica en sus clases a decir que Lorca era un fascista o que Ayala es un "aliado del fascismo", además de descalificar y desacreditar permanetemente, durante años, delante de todos los alumnos a Luis García Montero y a su mujer.

11 de noviembre de 2008, 10:06  
Blogger Marta ha dicho...

Javier, es verdad, podría haber escrito "permítame una corrección", pero escribí "aliviar su ignorancia". También podría haber titulado mi próxima novela "El burro de la Josefa" y la he titulado "La importancia de las cosas". Espero poder hacer uso de mi libertad para elegir mis frases, para escribir lo que quiera, incluso para comentar lo que considero una salida de pata de banco de Almudena Grandes.
Quien, en efecto, no es de mi pandilla. Yo es que no tengo pandilla desde hace muchos años. Ahora tengo amigos, y conocidos, y colegas.
A Almudena Grandes no la trato en absoluto. A Eduardo Mendicutti sí, y nos tenemos mutuamente en buena estima. Pero no aspiro a integrar "su pandilla".
También habla de lo que dice gente de "mi pandilla" sobre "la pandilla" de Almudena... parece tener usted muchos conocimientos sobre el comportamiento gregario de los escritores. Quizá deberia sacarle más partido.
Mire usted, no quiera saber más de lo que sabe, ni inventarse teorias conspirativas. No tengo intención de hacer daño, ni siquiera pupita, ni a Grandes ni a nadie. ¿Es sectario enmendar la plana a alguien, aunque ese alguien sea Almudena Grandes y se haga desde una bitácora? Otro día le ofreceré una larga lista de pruebas irrefutables de sectarismo. O a lo mejor es que para usted, como dice Laura, hay autores intocables que están por encima de cualquier forma de crítica.
Páselo bien "en el extranjero" (una expresión que me encanta, pues me recuerda a la que utilizaba mi abuela para localizar a todo el que traspasaba los Pirineos) y permita que le de las gracias por invertir en mi blog el precioso tiempo de las estancias fuera de casa.

11 de noviembre de 2008, 10:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Señorito Javier: ¿Y tú de quién eres?. Veamos:
-¿Del PP?
-¿Del PSOE?
-¿De IU?
-¿De la Asociación de Gays y Lesbianas?
-¿De Batasuna?
-¿De Esquerra?
-¿Del PNV?
-¿Del Real Madrid?
-¿De la Balompédia Linense?
¡NO, NO NO!
Tú eres, simplemente, un tocapelotas de los muchos que hay por ahí, que buscan continuamenty tres piés al gato. Ya me gustaría que dijesen de mí la mitad de las cosas buenas que dice Marta de Almudena Grandes. Y en el peor de los casos, Marta se ha atreido a poner un pequeño "pero" a una señora que va por la vida de guay del Paraguay. Javier, si tan bien te cae la tal Almudena, llévatela para casa o ponle un piso.
-

11 de noviembre de 2008, 10:14  
Blogger pakiko ha dicho...

Señor anónimo creo que caes en el mismo error que Javier: que Almudena Grandes va de guay del Paraguay, y ¿cuál es esa actitud?, por ser de izquierdas y decir lo que piensa va por la vida de guay del Paraguay.Claro que se equivoca, y se puede estar de acuerdo con ella o no, y te puede gustar cómo escribe o no...Igual que todos, supongo.Incluso Marta Rivera de la Cruz.

11 de noviembre de 2008, 10:34  
Anonymous Pablo Núñez ha dicho...

stras, como está el patio hoy. Voy a salirme del tiesto a ver si a alguien le sirve de tranquilizante.
Y es que hoy, querida Marta estoy preocupado por una afirmación tuya, creo que ésta es la primera vez que voy a discutir contigo (supongo que dirán que soy de tu pandi)Dices que odias a todos los dentistas del mundo, hija, que ya sabes que estoy rodeado de esta camorra odontológica(camorra lo escribo a escondidas y muy rápido, muy rápido)9 dentistas en la familia política, qué se le va a hacer, me hace gracia tu expresión y la comento ante mesa y mantel, y casi me ostian, con perdón, y encima es que no son dentistas, odontólogos o médicos estomatólogos “que yo hice la especialidad”, ¡Ay mi madre cómo están las cabezas! Por favor no los odies a todos, deja fuera del saco a los que no te atiendan al menos, o sólo a los de mi casa, que me devoran.
Bromas aparte, acojonan, pero ponte en mi caso, que el dentista (perdón médico estomatólogo) sea tu suegro y discutes con él en Nochebuena, si se pasa con la anestesia así como quien no quiere la cosa, te llevas fiambre de Pablito del Norte en la compra del mes. Yo es que casi me planteo dejar de comer para que no se me rompa un diente.
El burro de la Josefa, me encanta ese título, no lo registres todavía que se me ocurre una idea.
Te acuerdas de lo que hablamos estos días de los editores, si hasta os hacen cocido, ¿no me hacéis un sitio en esa pandilla aunque sea de la competencia? Yo pongo el aguardiente de Portomarín y canto las nanas, total llevo veinte días con los dientecitos de Arturo, me las sé todas, pero una con lo del burro de la Josefa yo creo que triunfa y dejo al pitufo de piedra, ayer llegué a los mil elefantes que se balanceaban y casi la palmo. Me voy que lloran hacia el sur.
¿Alguien sabe algo de Corso y Rêver? Os echo de menos.
Mira que curiso, aquí abajo en lo del spam me pone atract, a ver si el bicho este me ve atractivo.
Besos, Marta.

11 de noviembre de 2008, 14:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta:

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es mucho más higiénico encontrar metáforas políticas fuera de casa por las que luchar, que defender a un vecino, no vaya a ser que le señalen a uno con el dedo en la junta de la comunidad.
Es humano. Pero es así. Y el único problema que tienen algunos escritores es que su marketing es el compromiso. Y tiene mucha fuerza. Por lo tanto es normal que se les pida que tomen partido en causas justas, (como que un ser humano libre en un país democrático no sea amenazado) sean del palo que sean.
Por otro lado, y aunque no entienda cómo tu post de hoy pueda molestar a nadie, me maravilla tu capacidad para crear debate. Felicidades ¡Eso sí que es un arte!
Un abrazo,
Vanessa M.

12 de noviembre de 2008, 2:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Vanessa M., el post de Marta (que me parece, además de acertado, respetuoso) molesta a todos los que creen que algunos escritores están por encima del bien y del mal, y que hay que enviar a la hoguera al que se atreva a llamarles al orden.
Por cierto, celebro que esta vez haya sido la justicia la encargada de poner en su sitio a Luis García Montero.

12 de noviembre de 2008, 4:43  
Blogger Wannabe A ha dicho...

A mí tambien me chocó cuando lo leí en su momento la última de AG. Era un poco gratuíto, pero hay que pensar que debe ser bastante dificil tener que llenar una columna todos los días (o tres días a la semana, no lo sé) y ser siempre ocurrente. Aquí, desde luego, sorprendía. Pero siguiendo los articulos de AG en EPS da la impresión de que muchas veces son un poco de relleno apresurado. A veces te parece que repite topicos o que incluso es inane.
Es mi particular y por supuesto inutil o innecesaria opinion.

12 de noviembre de 2008, 5:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy probablemente la señora Grades, doña Almudena, cobre del orden de los 600-900 euros por artículo, lo que traducido a pesetas son 100.000 o 150.000. Hay muchos padres de familia que no ingresan esas cantidades al mes. Por lo tanto, si es verdad que ustedes encuentran a la tal señora un tanto "abandonada" a la hora de escribir, no me extraña que la critíquen. Por ese dineo diario algunos harían obras de arte.

12 de noviembre de 2008, 5:49  
Anonymous Javier ha dicho...

Respondiendo el anónimo: la última vez voté al PP y soy del Atlético de Madrid

Respondiendo a Marta: si en tu libertad de expresión entra "aliviar tu ignorancia" en replica a un comentario nada malicioso de un bloguero, allá tú, pero como bien dices, eres muy libre de escribir lo que te de la gana.
¿Sacar partido al comportamiento sectario de los escritores? Pa qué, no sé, eso no lo he entendido muy bien, yo me gano la vida con otra cosa.

En cuanto a lo de las pandillas, yo sí tengo, y tres, la mía, la de mi mujer y la panda común, y diría que cuatro, la del barrio, o cinco, la de la playa.

Y como aclaración, no he leído a Almudena en mi vida. Bueno miento, comencé Atlas de Geografía Humana y no duré ni 30 páginas, y a Luis García Montero le venero cero, y a Benjamín le leí Mala Gente que Camina, y me pareció una novela mala, ni fu ni fa.

Y en cuanto a lo del extranjero, me encanta la expresión de tu abuela, está en desuso, la expresión, y yo la reclamo, pero le anticipo que conozco esta ciudad asiática del extranjero casi como la palma de mi mano y no hay mucho más que hacer cuando acabas la jornada que retirarte al hotel, y culminar los preparativos del trabajo y enredar un poco por internet, así me topé contigo, y me entretengo ahora.

12 de noviembre de 2008, 5:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Así que del Atleti. Eso lo explica todo...

Por cierto, cuando en un artículo llamas a alguien "tonto indecente" o "perturbado" corres el riesgo de que un juez considere que lo estás injuriando, tanto si te llamas García Montero como si te llamas Jiménez Losantos. Lo que no me parece serio es ofenderse mucho con los ladridos de J. Losantos y ponerse estupendo cuando el que ladra es García Montero. Es mi opinión, vaya.

Saludos,

Pedro.

12 de noviembre de 2008, 7:14  
Blogger Marta ha dicho...

Javier: te doy mi palabra de que no había segunda intención alguna en cuanto al comentario sobre tu expresión "en el extranjero", digo que me encanta y es verdad, como es verdad que está en desuso y es una pena.
Luis García Montero es un gran poeta. Coincido contigo en que "Mala gente que camina" es una novela mediocre.
En cuanto al sectarismo entre escritores, créeme si te digo que existen bastante más envidias y puñaladas traperas entre otros sectores profesionales. Por eso no me gustó lo de "la pandi". Tengo amigos entre los escritores, buenos amigos, pero te aseguro que nunca he entrado en líos de grupúsculos ni en venganzas colectivas. Y, como yo, la mayoría de mis colegas. También te digo que Almudena, su marido García Motero,Prado o Benítez Reyes forman un grupo muy consolidado, en el que se apoyan y ayudan mutuamente, lo cual es lógico.
Dadas las explicaciones, te propongo fumar nuestra particular pipa de la paz, y en cualquier caso te deseo suerte allí donde estés.

12 de noviembre de 2008, 7:23  
Anonymous Javier ha dicho...

Pues firmada, Marta, firmada, y gracias. Y aupa Atleti, y el que me llamó tocapelotas que se siga rascando. En todo caso me gusta más breaking-balls.

12 de noviembre de 2008, 8:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal