lunes, 1 de noviembre de 2010

www.valeriaoriol.blogspot.com

Ese es el link del blog de Valeria, la protagonista de mi novela "Sombras". Si os apetece saber de qué va, curiosead un poco por allí. Para mi sorpresa, y según el contador, en este momento el blog de Valeria ha recibido 4895 visitas... Hace un par de días recibí una llamada del generoso Javier Sierra, que había dedicado su tiempo a la lectura de "Sombras" y me regañaba cariñosamente por haber catalogado como juvenil una novela "que vale para cualquiera".

Paso el puente en Madrid, más bien tranquila,acabando de leer el borrador de la novela de un amigo (hasta aquí puedo leer)y trabajando en mi propio texto, que se ha desatascado - ¡¡por fin!! - después de muchos días. La verdad es que el resfriado que cogí no me ayudó en nada: estuve pácticamente fuera de juego durante casi dos semanas. Por eso tengo que ponerme al día, y he elaborado un plan de trabajo más bien leonino. Pero es la única forma de conseguir acabar el texto en la fecha que yo misma me he propuesto.

Leo una coleción de cuentos, "Una noche en Mozambique", de Laurent Gaudé, publicado por Salamandra. Son buenos, pero me deslumbró especialmente el primero, "Sangre negrera". Mientras lo leía, me parecía tener entre las manos un texto de Conrad. Recuerdo la fascinación que experimenté cuando leí "El corazón de las tinieblas": después de muchas lecturas que describían la naturaleza como algo amable y hermoso, yo estaba descubriendo la selva como una amenaza terrible. Intento encontrar en mi plan para los próximos meses un momento para la relectura de Conrad, pero me temo que no lo va a haber. Habrá que esperar a un momento mejor.

Me paso parte de la mañana del domingo en la FNAC. Está abarrotado. Al principio pienso que la marabunta ha llegado a la tienda escapando del aguacero inesperado que en cuestión de segundos ha convertido el centro en un pequeño caos. Cuando llego a las cajas me equivoco. La gente está comprando. Discos. DVD´s. Y libros, muchos libros. Parece una tontería, pero ver a tantas personas aprovisionándose de lectura me inyecta una pequeña dosis de optimismo.

Por mi parte, compro la tercera temporada de Mad Men para regalar a un amigo; una edición de bolsilo de "Cita en Samarra", de John O´Hara y un pequeño capricho: un libro sobre Norman Rockwell. Ni siquiera recuerdo cuando vi su primer dibujo - posiblemente, una de las portadas que hizo para el Saturday Evenning Post - , pero las escenas de Rockwell nos transportan a esa América inocente que existió una vez. Rockwell dibuja a niños comiendo helados enormes en cafeterías anticuadas, a dos damas cambiando una rueda mientras un nada caballeroso holgazán las observa desde su casa, a chiquillos mirando por la ventana en la mañana de Navidad. Cada dibujo de Rockwell invita a imaginar una historia completa. Y a mí nada puede gustarme más que imaginar una historia.

Lunes festivo a medias. Tengo que volver a mi novela cuanto antes, y recuperar como sea el tiempo perdido.

Etiquetas: , , , ,

5 comentarios:

Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

A mí también me gusta mucho Norman Rockwell. Sus ilustraciones evocan un sabor muy especial. La primera idea que me viene a la cabeza siempre que veo los trazos de un dibujo suyo es "caja de galletas grande y metálica". No preguntes por qué (jajajaja).

Mis mejores deseos para "Sombras". Tengo entendido que está generando bastante espectación. Me alegro.

Besos.

2 de noviembre de 2010, 0:37  
Anonymous Juan Negro, investigador privado ha dicho...

Querida Marta,
Tu novela saldrá, no te agobies. A veces los textos imponen su propio tempo y presionarles con calendarios y planins sirve de bien poco. En cuanto a Conrad, siempre hay que encontrar un momento para leer a Conrad.
Un saludo
Juan Negro

2 de noviembre de 2010, 21:38  
Blogger unmontondedíastristes ha dicho...

Festivo no para todos...

5 de noviembre de 2010, 14:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta, una delicia que terminé ayer, con mucha pena porque sólo me duró tres días...snif...
Unha aperta.
Cristina.

8 de noviembre de 2010, 3:51  
Blogger Luis Javier ha dicho...

"esa América inocente" me ha recordado una novela que tiempo atrás tuve en mis manos y me gustó: Un árbol crece en Brooklyn.
Recomendado (desde mi humilde opinión)

29 de noviembre de 2010, 19:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal