miércoles, 7 de enero de 2009

De vuelta a casa

Direis, y con razón, que he tenido esta bitácora muy abandonada, pero dejad que m explique: he sido - como medio país - víctima de una gripe miserere que me ha tenido literalmente derrumbada durante los últimos diez días. Aún hoy no me encuentro bien de todo - la mezcla de medicamentos hace que necesite dormir, y el frío peludo de Madrid me hace dar un paso atrás en la recuperación - pero intento normalizar la vida, sobre todo porque ya tengo trabajo y no puedo pasarme los días vegetando, que es, a grandes rasgos, lo que he hecho en estas dos semanas.

Uno no se da cuenta de lo mucho que vale la salud hasta que la pierde. Ya sé, ya sé, es un comentario de abuela, pero viene al caso. Yo suelo estar estupendamente, aguanto lo que me echen, jamás tengo sueño, ni pereza, ni cansancio... y ahora ando por ahí arrastrada y sintiéndome una miseria rodante. Tengo ganas de volver a estar bien. De ser yo misma en plenitud de facultades. De no notar la cabeza acorchatada y esta perenne sensación de agotamiento... ay, pobre de mí.

Una cosa quería contaros, y es el feliz resultado del proyecto del cuento. Omito los detalles a petición de las protagonistas de la historia, pero una de las lectoras de este blog tuvo una idea genial: vendió entre sus amigas "La vida prodigiosa de Martín Salazar" y, con lo obtenido, ella y un grupo de voluntarias sirvieron una buena cena a ciento ochenta y tres personas. Me gustaría contaros más, pero he hecho promesa de silencio. Sólo os digo que el correo en el que se me daba cuenta de esta inciativa y de su resultado - casi doscientas personas disfrutando de una cena caliente - fue el mejor regalo que he recibido en estas Navidades.

Prometo que mañana habrá más. Ahora me voy con mi autocompasión y mi dolor de cabeza.

13 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo creo que lo de quejarse es, hasta incluso un poco terapéutico , ya ves.
Cuando te quejas parece que duele menos...no sé. Yo soy una gran quejica...lástima que no pueda ejercer tanto como quisiera ...bueno , lástima o gracias a Dios.
Besiños y mejorate
Esther

7 de enero de 2009, 11:17  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Querida Marta: me alegra verte de nuevo por aquí y comprobar que, poco a poco, todo va -más o menos- recuperando su normalidad. Cuídate, que estos arrechuchos griposos son la mar de traicioneros y ya sabes: caldito de pollo y calor de pecho ajeno ( Sí, en tu caso también aunque la dimensión, forma, textura y musculatura del pecho difiera de los cánones que yo tengo en mente ;-) )

Abrazos,
Pedro de Paz

7 de enero de 2009, 13:02  
Anonymous Pepa ha dicho...

Pues oye, enferma y todo, te ha salido un "post" de lo más gracioso...Me encanta, sobre todo, lo de la gripe miserere...Y, oye, no está mal ponerse malo de vez en cuando, y dejarnos cuidar por los que nos rodean...lo malo es cuando comprobamos que los que nos rodean pasan de nosotros...
Seguro que este no es tu caso.
Ya verás que bien les viene el descanso a tus neuronas. Igual hasta escribes una historia de griposos.
Para que te recupres del todo, te envío para el 2009 2 deseos tal como los expresaban los antiguos egipcios:
- Que tus pies pisen tierra firme
- Que tu nombre viva para siempre
(extensivo al resto de los estupendos que pasean por aquí)
Besos
Pepa

7 de enero de 2009, 14:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La casa de los Rivera, en estas navidades ma ha recordado un cuento de Clarín: "El dúo de la tos"...

Marta, hoy pensé que nos comentarías algo sobre el Premio Nadal. Pero gracias por dejarnos un mensaje y deseamos que te recuperes ya.
Bs.
Cristina.

7 de enero de 2009, 16:28  
Anonymous Pablo Núñez ha dicho...

Doy fe (parezco un notario menos en el sueldo) de que Marta las ha pasado p... Todas las navidades en Lugo y la hemos visto media horita, y que cariña nos traía.
Esperemos que le retorno a casa te siente bien, con lo del calor de pecho ajeno, no sé si el gran Pedro de Paz está tirando flores o dando palos al poseedor de la dimensión, forma, textura y musculatura del pecho. Has estado bien ahí, amigo Pedro. Sigo esperando tu crítica, sobre todo si es mala.

7 de enero de 2009, 23:26  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Tirando flores, querido Pablo, que presupongo que el propietario del pecho en el que se refugie Marta bien elegido estará. Aunque seguramente no sea el que yo eligiría :-)

Respecto a la crítica, tiene usted toda la razón. Le debo una. En mi descargo alegaré que aún no he tenido ocasión de terminar de leer su novela. Hay cosas que leo por obligación y otras por devoción. Las hijas del Cesar es de las segundas y tenía previsto zampármela de un tiron en estos días navideños pero una pertinaz gripe -sí, yo también caí- me ha impedido ponerme a la tarea.

Prometo cumplir en breve con la palabra dada, amigo Pablo.

Un saludo, Pepa.

Abrazos,
Pedro de Paz

8 de enero de 2009, 0:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

la gripe de hecho es un arma de destruccion masiva,tb terapeutica CD SE VA PASANDO,
este es un video sb el tema

MADONNA-FROZEN YOUTUBE

8 de enero de 2009, 4:11  
Blogger Loren ha dicho...

Pues descansa y duerme mucho.
Hemos estado todo el mundo igual, por lo que veo.

Besos y recupérate pronto.

8 de enero de 2009, 5:22  
Anonymous Javier Divisa ha dicho...

Cuídate Marta. Yo estoy un poco así, con un incómodo escalofrío permanente por la espalda, y con algo de resaca de tanto empache etílico-gastronómico pero........tengo una enorme ilusión por irme el sábado a Hong Kong y Shangay, las vísperas de los viajes como tú bien apuntas son fantásticas. Ya te contaré. Un besazo.

8 de enero de 2009, 5:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta, cuídate, que la gripe de este año es muy mala y te necesitamos recuperada para que sigas alegrándonos las mañanas con tus entradas en el blog.

Pedro, he visto tu novela en la página 41 de la revista del Círculo de lectores de este mes. ¿ese eres tú, verdad?

Besos
Lourdes

9 de enero de 2009, 0:30  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Sí, Lourdes. El orgulloso pollo que posa en la página 41 de la susodicha revista del Círculo de Lectores con cara de no creérselo del todo todavía es un servidor de usted.

Abrazos,
Pedro de Paz

9 de enero de 2009, 1:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

gracias por venir a mi colegio(carmen cabezuelo)eres muy maja y me caes muy bien.ojala sacases la segunda parte de la primera tarde despues de navidad por que ME A ENCANTADOOO!!!BESOS.OLGA

3 de febrero de 2009, 13:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...

soy una niña de 11 años.

3 de febrero de 2009, 13:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal