domingo, 23 de noviembre de 2008

Las palabras de Borges

En su libro "Atlas", Jorge Luis Borges escribió: "Las vísperas del viaje son una preciosa parte del viaje". Recuerdo esa frase muchas veces, porque los días previos a un desplazamiento se despierta en mi una particular mezcla de inquietud y feliz emoción. Cuando, como ahora, estoy a punto de embarcarme en un viaje que me llevará a una tierra que no conozco, la emoción es aún mayor.

El miércoles me marcho a Perú, invitada por el centro Cultural de España. Me esperan Lima y Cuzco, con la promesa de la visita a Machu Pichu, uno de esos lugares largamente soñados durante muchos años. Nunca he estado en Perú. Nunca en Lima, la bella (Lima la horrible, la llamó Vargas Llosa, y prefiero no enterarme porqué). Nunca en la villa colonial de Cuzco, ni en la ciudad de los Incas. Estos días de preparación del viaje, de chequeo de pasaportes, de búsqueda de divisas, de reserva de hoteles, son dichosos y me mantienen expectante. Quiero que llegue el día de la partida, pero estoy disfrutando largamente de las vísperas de las que hablaba Borges.

Estos días intento imaginar Lima, y también a la gente que voy a conocer allí, y se me vienen a la cabeza las palabras que escribió Álvaro Mutis: "Es menester lanzarnos al descubrimiento de nuevas ciudades. / Generosas razas nos esperan". En Perú me espera la dulce Yolanda, del centro cultural, a quien llevo días acribillando por email con preguntas absurdas; me espera Carlos Lomparte, que movió Roma con Santiago para conseguirme unos billetes a buen precio para volar a Cuzco; me espera Ricardo Ramón Jarnes, mi anfitrión... tres personas que, como la ciudad, me son ajenas y atractivas.

He terminado "Una palabra tuya", de Elvira Lindo. Es bueno, pero encoge un poco el ánimo, así que no te lo leas si estás pasando una temporada de bajón. Ayer empecé "Llega un hombre y dice", de Nicole Krauss, que me está gustando mucho. Conocí a esa autora gracias a una novela que se publicó hace un par de años en España, "El libro del amor". Una gran novela, sorprendente si tenemos en cuenta que la autora tenía veintitantos años cuando la escribió.

A Perú me llevo, de momento, "El consuelo", de Anna Gavalda, y "El informe de Brodeck", de Philippe Claudel. De Claudel he leído la sublime "Almas grises", una de las mejores novelas que he leído en los últimos años, y "La nieta del señor Lihn". Tengo que seleccionar al menos otras dos novelas para meter en la maleta, pues tengo por delante dos viajes aéreos de doce horas, y no puedo contar con Marcial para matar el tiempo: es uno de esos seres capaces de dormir a pierna suelta en cuanto se sienta en la butaca y se abrocha el cinturón de seguridad, sean cuales sean las circunstancias. Recuerdo una vez, hace años, que siguió durmiendo plácidamente en mitad de un tormenta trasatlántica que amenazaba con partir en dos el avión de la TWA en el que regresábamos de Nueva York. Pero no sólo eso: cuando el avión aterrizó, tuve que despertarle, pues seguía en brazos de Morfeo. Lo dicho, es importante viajar con muchos libros. Y tengo tantas ganas de emprender la lectura de los libros de Gavalda y de claudel, que vuelvo a recordar las palabras de Borges. Qué razón tenía el maestro. Qué felices son las vísperas.

Etiquetas: , , , , , ,

9 comentarios:

Anonymous cristina ha dicho...

Tus lectores de bien te deseamos un feliz viaje. Sé tu nuestros ojos y oídos: trae de vuelta tu maleta de libros y el relato de lo que viviste y sentiste, como siempre haces tan bien.
Mientras, aquí, algunos como yo seguiremos tus recomendaciones literarias.Gracias.
Cristina.

23 de noviembre de 2008, 15:17  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

Buen viaje, Marta. Que los vientos te sean propicios. Y vuelve pronto.

Abrazos,
Pedro de Paz

23 de noviembre de 2008, 23:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Buen viaje Marta me encantaría que a tu vuelta nos contases que se siente al estar en el Machu Pichu y si es tan fascinante como lo soñamos, como no cnozco nada de Peru espero que me relates tus excursiones. Un besiño.Buen vuelo. Carmen

24 de noviembre de 2008, 2:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

LIBERAD A WILLY
solo queria hacer constar que coincido con la reina Sofia en algunos de sus puntos de vista
cada dia alguno mas

p.e :"su gesto adusto no le favorecia"
desde luego que tio mas mezquino no?
con lo sencillo que seria llevar las cosas con calma y dignidad,un minimo de responsabilidad,
ver con los nietos liberad a willy
practicar idiomas
pasear por la n-vI en plan ruta 66
alguna coma en humilde libro "con afecto josemaria"
y ya esta hombre un poquito de brandy para los remordimientos y el vertigo (como todos amigo)(tacho amigo)

con Sofia nunca esto pasaria

24 de noviembre de 2008, 5:22  
Anonymous Javier Divisa ha dicho...

Las vísperas son maravillosas. Yo cuando visito un país nuevo, apenas puedo dormir la noche antes y facturo por internet y llego bastante pronto al aeropuerto. Desde niño, siempre ha sido así. Perú? Muy apetecible. Suerte y buen viaje.

24 de noviembre de 2008, 8:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta,¿te vas a ir sin explicarnos que es el Hotel Kafka?

24 de noviembre de 2008, 13:36  
Blogger Caminante ha dicho...

No deberías llevar tanta novela. Podrías perderte por las callejuelas de Lima (ciudad horrible de gente encantadora) y entrar en una librería. Podrías comprar un libro de César Valllejo, aquel que quería morir en París con aguacero. O “Un mundo para Julios”, de Bryce Echenique. O algo de Eduardo Chirinos. No sé, Perú es tierra de buenos escritores. Y si vas al Cusco, pues, nada mejor que “Los ríos profundos” se José María Arguedas. En esas páginas descubrirás varios de los secretos de la ciudad de los incas.

24 de noviembre de 2008, 13:57  
Blogger Marta Rivera de la Cruz ha dicho...

Muchas gracias a todos por los buenos deseos y las sugerencias.

24 de noviembre de 2008, 14:25  
Blogger Loren ha dicho...

Una palabra tuya es durísima, sí, pero me gustó mucho. Me pareció una buena novela.

Pásalo muy bien. Ya nos contarás a la vuelta.

Un beso.

25 de noviembre de 2008, 11:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal