martes, 27 de enero de 2009

Cosas de locos

Un buen amigo mío, honrado trabajador y ejemplar padre de familia, vivió el otro día un situación delirante cuando, mientras esperaba a un compañero de trabajo, se fijó en un grupo de niños que jugaban al fútbol en un colegio cercano, cuyo patio podía verse desde la calle. Aficionado como es al deporte rey, mi amigo se demoró unos segundos observando los recortes, entradas y chutes más o menos acertados de aquel puñado de chavales entusiastas, hasta que una voz lo sacó de su tranquilidad.
- Oiga, ¿qué está haciendo usted?

Era una de las profesoras que tutelaba el recreo de los niños. Mi amigo tardó unos segundos en darse cuenta de que aquella mujer se dirigía a él, y contestó con la evidencia.

- Nada, ver jugar a los chavales

La señora lo miró con un asco infinito.

- Usted no puede estar aquí - espetó

Mi amigo se dio la vuelta para tomar conciencia del lugar donde se encontraba, que no era otro que la vía pública, la rúa, la puta calle. La frase lapidaria le escoció sobremanera.

- Pues ya me dirá usted donde lo pone. Estoy en la calle, así que...

La profesora se marchó y al poco llegó otra, con más cara de asco y más enfadada.

- Tiene que marcharse de aquí.

A estas alturas, a mi amigo ya habán dejado de importarle los chutes de los niños o la posibilidad de que entre los tiernos infantes estuviese creciendo algún Messi, Van Gaal o Iker Casillas. Le daba exactamente igual cambiarse de acera, de barrio, llamar a su amiga y variar el lugar de la cita, pero un prurito de orgullo le hizo revolverse.

- ¿Y eso por qué?

- Porque no puede estar mirando a los niños.

Encorajinado, mi amigo, ciudadano ejemplar, que no debe tener ni multas de tráfico de tan acrisolada que es su conducta, invitó a la celosa cuidadora a ponerse en contacto con la autoridad competente

- Haga el favor, llame usted a la policía y que vengan aquí a explicarme por qué no puedo estar en la calle mirando lo que me da la gana.

Por suerte, el compañero de mi amigo llegó en ese momento y no hizo falta requerir la presencia de los municipales, los geos o el séptimo de caballería. Me lo contaba el otro día, durante una cena entre amigos, y todos llegamos a la misma conclusión: nos estamos volviendo locos. La amenaza de los abusos infantiles ha empujado a los educadores, y también a algunos padres, a adoptar delirantes medidas de asedio preventivo que llevan a confundir con un pederasta a un desdichado curioso a quien le hace gracia ser testigo de las habilidades futboleras de unos cuantos niños.

Hoy, en la vista a un colegio, el jefe de estudios me explicaba que para tomar fotos durante las excursiones escolares los nños debían llevar un permiso firmado para poder aparecer libremente en las típicas fotos de grupo.

- Ya vez que gracia - me decía - que haya un grupo de chavales posando delante del Peñalara y tener que salir disparado para decirle a uno, Perico, tú no te pongas para la foto, que tus padres no te dejan.

Ni tanto ni tan calvo. Y, mientras tanto, la Autoridad con mayúsculas sigue viendo como le pasan por las narices flagrantes casos de abuso infantil, de malos tratos reales. Mientras a una madre alterada que arreó un sopapo a su hijo le cae pena de cárcel y alejamiento, la madre y el padrastro de Alba,la niña catalana que quedó inválida a consecuencia de las palizas que recibía, van a pasar en la trena poco más de ocho años. En Lugo hay un transexual a quien no permiten ver a su hijo, y sin embargo los abusadores de menores no pierden la patria potestad sobre sus hijos biológicos. La propietaria de una ludoteca de Barcelona que se dedicaba a repartir estopa entre los niños más cafres ha sido condenada a una pena ridícula de dos años, que no implica entrada en prisión, y los hijos de mujeres maltratadas son obligados a ver al agresor de la madre cada cierto tiempo. Eso sí, si los chavales van de excursión con el cole, no se les podrá sacar una foto haciendo el indio, no sea que la cuelguen en internet y ocurra una desgracia.

El absurdo celo de las autoridades para custodiar a los críos no se manifiesta cuando más falta hace. Hoy leí una noticia aterradora: una mujer a la que habían retirado la custodia de su hija por malos tratos tuvo un segundo bebé, al que mató cuando el crío tenía tres meses de vida. La pregunta es... la misma administración que insiste para que los profesores no hagan una puñetera foto a un chaval que se sube a un árbol ni puede extremar el control sobre una maltratadora que va a parir por sgunda vez? Ese conato de persona (quien maltrata a un niño no es más que eso) ¿no puede ser informada de las opciones para entregar en adopción a un bebé presumiblemente no deseado? ¿Qué hace pensar que quien brea a un niño indefenso no va a repetir la jugada en cuanto tenga ocasión?

Nos gastamos la pólvora en salvas. Hay niños que siguen sufriendo, y muriendo, y siendo moralmente destrozados. Mientras, mi amigo casi acaba dando explicaciones a la poli acerca de su afición al fútbol.

Lo dicho. Como putas cabras.

Etiquetas: , , ,

22 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

se me ha venido a cuenta del temporal q nos visita
la novela "el pintor de batallas"
acerca de un pintor obsesionado por conseguir reproducir una tempestad -y se supone q para dejarla ahí- ,
o no- lo q esta bien y lo q no lo esta y como el orden de las cosas varia depende,lo q queda en pie basicamente pensara el pintor la rspuesta esta en el centro de una tempestad
para otros en el vino q raspa
en el dia dia menos....

por cierto el temporal y todo

27 de enero de 2009, 15:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Aquí aplicaremos el más vale prevenir que lamentar. Y por mucho que le pese al señor de la calle, yo hubiese hecho lo mismo que la profesora.
Si estamos como cabras es porque otros lo están mucho más que nosotros (nosotros= gente "normal").
¿Qué falla? ¿La educación familiar o escolar?

Un saludo.
Cristina.

27 de enero de 2009, 16:50  
Anonymous Pedro de Paz ha dicho...

No olvides, Cristina, que el mencionado señor también era "gente normal". Y levantó suspicacias. Mañana será a ti a la que, sentada en un parque, alguien acusará de que miras demasiado a los niños que pasan por tu lado.

Yo lo lamento, pero no estoy dispuesto a vivir en un estado parapolicial donde cualquiera puede abogarse el derecho a declararte sospechoso de lo que sea "por si acaso". Me recuerda demasiado a otras épocas no tan lejanas.

Saludos,
Pedro de Paz

27 de enero de 2009, 17:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La verdad es que es sorprendente lo que cuentas Marta, pero perfectamente posible. aunque no tiene que ver, me ha recordado a la cola para pasar a la zona de embarque del aeropuerto. Hace unos meses coincidió delante de mí un actor argentino el Sr Alterio que le supongo unos 70 años y me dió cierta pena verle quitarse el cinturón, aparte por supuesto de la chaqueta y creo que no llegó a los zapatos. Así en nombre de la seguridad te hacen pasar por situaciones casi ridículas. Estoy con Pedro Paz empezar a pensar en todos como presuntos culpables es mal comienzo.
Saludos

28 de enero de 2009, 0:27  
Anonymous Pablo Núñez ha dicho...

Una frase al final de tu post me ha hecho recordar algo, hay niños que siguen sufriendo, y muriendo, y siendo moralmente destrozados.
Y el recuerdo, hace unos meses, no si a mí o aquí en el blog recomendaste un libro "El comprador de aniversarios" de Adolfo García Ortega, un libro sobre el holocausto de diez. No sé si ayer si hoy es el aniversario de la apertura del campo de Auswich. Por eso me has hecho recordar la novela, por el comentario de los niños. Ayer en una tertulia de radio y hablando de lo de Auswich se comentó una frase de Primo Levi, que pasó, digamos pasó por ese matadero, porque no creo que nadie le llame campo de concentración. "Auswich existe, Dios no está" Independientemente de las creencias de cada uno, la frase da que pensar un ratillo. Por cierto Primo Levi también jugará un papel fundamental en esa maravillosa novela que me (o nos)recomendaste,
Tenías razón, de lo mejor que he leído sobre el holocausto.
Y aquí preocupados de que no se pueda mirar a nuestros hijos desde la calle, y por supuesto, que a nadie se les ocurra sacarles una foto.

28 de enero de 2009, 1:18  
Blogger Bogart ha dicho...

Leer estas líneas me produce una cierta sensación de angustia.
Leo los comentarios y la angustia aumenta. Todos tienen un poco de razón. Es lícito tener miedo, es lícito revindicar la inocencia del indivíduo....
Me produce angustia porque no soy capaz de hallar solución, es como si todas las salidas estuviesen cortadas.
Sólo nos queda aguantar, apretar los dientes y esperar recuperar, no se como, la cordura.
Un saludo

28 de enero de 2009, 5:36  
Anonymous Pepa ha dicho...

Lo resume todo tu frase:nos gastamos la pólvora en salvas. No sé si es tuya o del acervo cultural, pero me la apropio.
Lo malo es que las salvas, electoralmente, políticamente hablando, siempre han sido muy eficaces...
Besos
Pepa

29 de enero de 2009, 2:49  
Blogger XM. Prado - Antúnez ha dicho...

Creo que Bogart ha dado en el clavo: hemos pasado de respetar a los demás a tener miedo de los demás; concediendo la razón a Satre, "el infierno son los otros". Y mira que el cristianismo se empeñó en apelar a la otredad como aquello que me crea - ama al prójimo...habrá que tomar en consideración a quien explicaba que cuando la sociedad se laiciza, algo o alguien pierde el norte del respeto..

29 de enero de 2009, 9:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo ya no sé qué pensar..
Se nos esta yendo la cabeciña.
Hablando de aeropuertos, el pasado dia 20 de Enero embarqué en un avión rumbo a Madrid en el aeropuerto de Alvedro, a Coruña. No facturé mi maleta porque:
1/ Cumplia la normativa de Iberia como equipaje de mano
2/Iba justita de tiempo a una reunión y no podia esperar 45 minutos a que me sacaran la maleta en "equipajes".
Pues bien , cuando llego a la altura de mi asiento veo que en el potaequipajes no hay sitio para mi maleta y me voy un poquito más atrásm donde por cierto estaban una azafata y un azafato ,les pido por favor si me pueden subir la maleta pues yo no puedo hacerlo...Se me olvidó comentar que estoy embarazada de 7 meses, algo imposible de ocultar,disimular o no darse cuenta.
La conversación fue asi:
_Por favor, me podrían ayudar a subir la maleta?
_Señora esa maleta tenia que haberla fácturado...
_Pues es la primera noticia que tengo, he viajado más veces con ella y nunca me han dicho nada al respecto.Desde cuando no puedo viajar con una maleta de estas dimensiones??
_DESDE QUE NO PUEDE SUBIRLA AL PORTAEQUIPAJES....

La cara de tonta que se me quedó..ni con una mastercard.
Rápidamente un señor se levantó para colocarme la maleta arriba y entonces los azafatos intentaron hacerse cargo de ella...les dije que no, que muchas gracias,y aun encima me dicen..
_SEÑORA ES QUE NO ES NUESTRA OBLIGACION...
A lo que les respondí que no era una cuestión de Oblicacion...si no de Educación.
Que verguenza.¡¡
Bueno, a continuación me habian sacado un billete en salida de emergencia porque mis dimensiones ya no estan para asientos de clase turista y van y me echan de alli y me enlatan en un asiento central donde no me cabían ni las piernas ..Lamentable.
Me sentí tan mal, tan maltratada que casi me echo a llorar, bueno de hecho lloré contándoselo a mi madre una vez ya en el Hotel.
No reclamo un trato especial por estar embarazada, porque no estoy enferma, pero si es cierto que no puedo hacer las mismas cosas que antes, ni con la misma agilidad..y no puedo hacer nada contra eso.
Estamos perdiendo la educación, nos ponemos paranoicos con unas cosas y pecamos de exceso de celo y otras las dejamos absolutamente de lado, a mi me enseñaron a respetar ala gente mayor, a los ancianos, a ceder mi asiento en un autobús o donde fuera a una persona mayor, un niño, una embarazada..no sé. Me estoy dando cuenta de cosas, bueno estoy viéndolas desde otra posición. Es bueno ponerse en otro lugar de vez en cuando.
¿ Qué dirán sobre esto los textos de la famosa asignatura??
Yo ya no sé qué pensar
Esther

30 de enero de 2009, 8:00  
Blogger Marta ha dicho...

Esther, lo que te pasó es, en efecto, como para llorar... llorar de rabia, de vergüenza, de... Lo peor es que no me extraña: no es la primera vez que le coloco una maleta a una persona mayor mientras los azafatos se hacen los locos. Algunos son unos verdaderos impresentables, y la lástima es que la gente no empiece a coger la costumbre de afearles su conducta. Pero tienes razón, el problema es que la falta de cortesía, los modales mínimos, se estan extinguiendo. ¿Se ocupará del tema la educación para la ciudadanía?

31 de enero de 2009, 2:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Eso mismo me pregunto yo...pero voy a buscar textos sobre la asignaturita y a ver que averiguo aunque dudo mucho en que se paren en cosas como esta.
Y si, en el hotel, hablando con mi madre port teléfono lloré de rabia y de impotencia, no veas como me ponen a mi estas cosas, es que enciendo como una cerilla hija.
En fin, es lo que hay.
Muchos besiños
Esther

31 de enero de 2009, 9:56  
Anonymous Pepa ha dicho...

Esther, leyendo tu entrada he recordado cómo, estando yo también con un bombo de 7 meses, subimos mi husband y yo a un autobús, en el que sólo había viajeros sentados, y al segundo vaivén, sin que nadie moviera, mi marido gritó con voz estentórea "¿Por favor, alguien puede cederle el sitio a mi mujer?" Ya digo que el autobús estaba casi vacío y por tanto TODOS podían ver mis equilibrios...en fin.
En cuanto al tema de los azafatos, a lo mejor es que no lo tenían en el convenio, y lo tenían que consultar con el sindicato...
Y otra cosa: a mi juicio, el estar embarazada SÏ que debe darte derecho a un trato especial, anque, por encima del derecho debe estar la caridad, solidaridad, o como se quiera llamarlo
BesosPepa

1 de febrero de 2009, 9:50  
Blogger Thomas ha dicho...

Esther, me parece muy fuerte lo que cuentas. Aunque yo no te pueda subir la maleta, cuenta con mi solidaridad y con mi felicitación por tu embarazo tan adelantado.

1 de febrero de 2009, 10:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias Pepa, Thomas....
Os puedo garantizar una cosa, Alberto , mi niño, le ayudará a las personas mayores a cruzar la calle y les cederá el asiento en un autobús y le ayudará a una embarazada a colocar su equipaje y un montón de cosas más que hacen las personas de bien y que por supuesto no seran su obligación. Y lo hará porque será un niño bien educado y con buenos principios y cuando sea mayor será un hombre con buenos sentimientos porque en su familia nos vamos a preocupar de que asi sea...
Si todas estas actitudes vienen de donde vienen, una lástima.
Lo dicho muchas gracias por vuestra solidaridad..
Esther

1 de febrero de 2009, 11:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

evito en todo lo posiblelos aeropuertos como pasajerono me importa ir a buscar a alguien y depende a donde y A QUIEN claro y me gusta ver pasar los aviones sobre todo el primer esfuerzo a baja altura es interesante
barajas en concreto la terminal del poblachon castellano se volvio un ZOCO ¿CUANDO? NO LO SE Y aun hablando del ANTIGUO,
ESTOY ANTICUADO,
yo lo note en el 92 aquella terminal algo curvilinea y achatada se convirtio en un mercadillo de fast food easywearfastloq sea y freetax (freetaxq morro)aquel dia del 92 era principio de verano salian 5 aviones a ibiza Q NO ME DIERON ENVIDIA jamones de toda denominacion de origen arrastraban su equipaje por todos lados habia terminado la new age EL FIESTON DE LOS 90 HABÍA COMENZADO
hasta llegar aquí
donde nadie piensa realmente en un pais ni en una educacion sino en un pensamiento blando q a las primeras de cambio
lo tira todo y sale corriendo para ahorrarse fastidiar a alguien a quien cuatro momentos y ganar cuatro momentosmemos freetax..

2 de febrero de 2009, 4:34  
Anonymous Anónimo two ha dicho...

Joer, que estragos causa el Marie Brizard por las mañanas temprano.

Anónimo, ¿nos lo podría repetir con algo más de coherencia? Es más, ¿sería capaz de repetirlo?

2 de febrero de 2009, 5:25  
Anonymous Pepa ha dicho...

Pues sí, Esther, seguro que tu niño hace eso y más. Ese tipo de cosas se aprenden en casa.
Y, por cierto, los que ya peinamos algunas canas, teníamos una asignatura (posteriormente omitida y vilipendiada) que se llamaba "Urbanidad"...
en el fondo, está todo inventado
Besos
Pepa

2 de febrero de 2009, 7:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Es un problema de educación y un problema gordo. Es como si los padres creyeran que lo de educar no es cosa suya. Creen que de eso ya se ocuparán en el colegio. Y en el colegio, que está para formar, no para educar (aunque no haga ni una cosa ni la otra), bastante tienen con cubrir todas las bajas por depresión de los profesores hartos de las animaladas de los “chiquillos” a los que no se puede castigar ni reprender (que se traumatizan) ni nada.

Vivimos en una sociedad generadora de niñatos consentidos que ni se plantean ceder un asiento a una persona mayor o a una embarazada porque nadie les ha enseñado que hay que hacerlo. Se les enseña que son seres titulares de innumerables derechos y de ninguna obligación, ni siquiera a ceder un asiento están obligados. En el metro he llegado a ver a dos niñatos de unos 10 o 12 años cómodamente sentados jugando con la PSP mientras su abuela se quedaba de pie cargando con sus mochilas. Si es que a gran parte de los papás de hoy en día les resulta muy divertido hacer niños pero educarlos ya les molesta un poquito. Y de esos polvos...vienen estos azafatos.

Saludos,

2 de febrero de 2009, 8:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gran post, Marta, fermosa. Hazme un favor, pegame un toque, que he perdido la agenda telefónica. Besos

David Torres

3 de febrero de 2009, 3:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

no con mas coherencia seria mas incomprensiblepq estos tiempos de beso de noche oscura lo son

pero basicamente
aquienes vociferan
DIGALA VERDAD DIGALA
con espiritu de fuenteovejuna:
la crisis es
asi
pq
este sistema economicoes inaprensible
interconectado y perverso

2.hay una velocidad q gusta y una velocidad q angustia

3.los bancos son testaferros del sistema arte y parte

4.esto no se para pq lo diga una hormiga aunque sea española

5.hay algun economista viajado en la sala?

6.los enanos de jardin piden YA UN CONVENIO COLECTIVO.

7.NO ME GUSTA MARIE BRIZARD
NO ME GUSTAN LOS LUNES
porque
no hay razon
dime porque
no me gustan los lunes

en los noventa Manuel castells escribio un compendio TITANICO de bastante interes
LA SOCIEDAD RED
como anecdota lo hizo mientras superaba una grave enfermedad q nos trae al caso q CREER AYUDA

OK?

3 de febrero de 2009, 5:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un comentario que asombra, sitado en letras libres... Allí te lo dejo:
“Saber de literatura es malo para un editor; yo soy capaz de convertir un libro con las páginas en blanco en un auténtico éxito de ventas.” (José Manuel Lara, fundador de Grupo Planeta.)
Vaya, vaya...
Juliana Gomez

4 de febrero de 2009, 8:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola me llamo Ana y en estos tiempos en que los niños más que niños parecen piezas de Lladró,os pido por favor que vayais a esta web y veais las maravillosas fotos que hace Sally Mann,una fotógrafa auténtica,honesta y con un increible talentazo.Hace fotos de niños y ha sido criticada en ocasiones por ello,pero a mi sus fotos me parecen de una belleza tan maravillosa que creo oportuno daros a conocer.
www.sallymann.org
Muchos besos
AnaV.

13 de junio de 2009, 4:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal