domingo, 30 de octubre de 2011

La gente que lee

Estoy harta de escuchar que la gente no lee. De oír predicciones apocalípticas sobre el fin de los libros y de la lectura. Sobre el negro futuro que espera a la ficción, que - tras agonizar dolorosamente durante años - acabará siendo derrocada por la tele, el ordenador y la play station, amén de otros engendros que estén a punto de inventar los gurús del 2.0

Pues es mentira podrida. Yo conozco a mucha gente que lee, y que piensa seguir haciéndolo.

Este fin de semana me he topado con unos cuantos. El viernes me fui a Pontevedra, a pronunciar la lección inaugural en la apertura el curso académico en la UNED. Hablé sobre literatura porque, como expliqué, es de lo que más sé. O, mejor dicho, de lo único que sé. Desarrollé los paralelismos entre Emilia Pardo Bazán y Edith Wharton, y entre Rosalía de castro y Louisa May Alcott.

La cosa salió bien porque estábamos entre un público agradecido, y eso hace mucho. Luego se entregaron los diplomas del curso anterior, y hasta me dejaron entregar alguno a mí. ¡Con lo que a mí me gusta entregar cualquier cosa! Entre las recién graduadas, y ante mi sorpresa, la madre de una amiga, Clara, que está en la sección de universidad adultos.

Al día siguiente, reencuentro con una amiga de la adolescencia, Alma, y con su marido Juan Carlos. Me llevan a desayunar y a dar un breve paseo por Pontevedra, que está preciosa. Es una de las ciudades de Galicia que más y mejor ha cambiado en los últimos años.Visito con ellos la imponente Iglesia de San Francisco, y la tumba del Almirante Paio Gómez Charinho, el soldado - poeta (mucho antes que D´Annunzio ya andaba el hombre escribiendo buenos versos), con quien Marcial comparte parentesco. Hago una foto al conjunto con una leve sensación de incomodidad: el silencio y el recogimiento es tan grande que me parece una impertinencia usar la cámara del Iphone. Por suerte, nadie me dice nada, y me voy con mi botín.

Luego, a la librería Cronopios, a una firma de libros.

Quiero dejar claro que a mi esos actos me dan más miedo que un nublado. Siempre pienso que puedo echar una mañana sin firmar ni un libro, ante el desconcierto y el disgusto de los pobres libreros, que se sienten culpables de una firma fracasada.

Amigos libreros, quitaos esas cosas de la cabeza: si una firma va mal, la culpa es siempre del escritor.

El caso es que no hizo falta que nadie se pusiese bajo el yugo de la culpa. Tuve público abundante, me harté de firmar, y por si fuera poco recibí visitas agradables: María, mi amiga de la Universidad; Adela, otra compañera de instituto; Alberto y su hijo Álvaro, que me espetó: "Oye, que dice mi padre que eres famosa... ¿es verdad?"

Tuve que sacar de su error al pobre crío.

También vino a verme el periodista Manuel Jabois, que me trajo su libro "Irse a Madrid". Yo le firmé uno mío. "Con la esperanza de escribir algún día tan bien como tú", le puse en la dedicatoria. Y no fue por quedar bien. Jabois es, con ese binomio homólogo de David Gistau y David Torres, la pluma más brillante del columnismo actual. Hasta ahora solo nos habíamos enterado en Galicia, pero la mano de Pedro Jota es alargada y ya lo ha fichado para la web de El Mundo.

Lógico y normal

También vino a verme Iciar. Que me perdonen los demás, pero esta visita fue la que más ilusión me hizo. Iciar no ha cumplido aún los veinte años, y lee. Lee mucho. Lee mis novelas y me lee a mí, y me hace le mejor regalo que puede recibir un escritor: que empezó a leer gracias a un libro mío. La chica se había cogido un autobús - sí, señoras y señores, un autobús - para venir a conocerme. Me dijo que estaba contentísima, y no sé si acerté a decirle que yo estaba mucho más contenta que ella, porque una persona así elimina de golpe las sombras negras que se ciernen sobre el futuro de la ficción. Tiene menos ve veinte años y no se sube en un autobús para ir a un concierto o a ver de cerca a un actor de moda. Lo hace para conocer a una escritora.

Para conocerme a mí, y mientras me hago una foto con ella me siento profundamente orgullosa y afortunada y reconciliada con la raza humana.

Luego Alma y Juan Carlos vuelven a buscarme y me llevan a comer la mejor pasta que he probado en mucho tiempo. Gentes del mundo entero, si pasais por Pontevedra no os perdáis la pizzaría Mare e Monti, o cometeréis el gran error de vuestras vidas.

Al volver a Madrid, Iberia me reserva otro detallito: una hora de retraso, que aprovecho para contestar mails y enredar en el twitter.

Llego a Madrid con el tiempo justo de hacer un par de gestiones antes de ir a dar una vuelta. Y cuando voy a entrar en el ascensor del mercado de San Antón me llevo la última alegría de este singular fin de semana: cuatro chicas muy jóvenes me miran y se ríen. Compruebo con disimulo que no llevo la camisa al revés ni un lamparón en la cazadora. Una se me acerca y me pregunta si soy Marta Rivera de la Cruz: dos de ellas están leyendo "La vida después"

Alucinante

Y ahora que venga alguien a decirme que ya nadie lee. O eso es mentira, o este fin de semana yo me he encontrado con todos los ejemplares de una especie en vías de extinción.

Etiquetas: , , ,

31 comentarios:

Anonymous Melania ha dicho...

Me ha encantado, Marta, muy interesante lo que dices. Yo tengo 40 años,leo de forma "compulsiva" y también me rodea gente que lee, y mucho..!!Mi hija mayor, de 7 años ya es una pequeña lectora, que abre encantada cualquier libro que caiga en sus manos, y mi hija pequeña, que tiene 5, ya empieza a leer sus primeras frases..y viendo a su hermana y a mí va a tener fácil el acceso a un mundo tan maravilloso como es la lectura.Además tus novelas esperan en mi estantería a que ellas tengan edad suficiente para poder disfrutarlas..yo me encargaré de ello. Enhorabuena por tu trabajo!!! Melania.

30 de octubre de 2011, 9:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pues por Málaga también hay mucha gente rara "de esa que lee". Yo estoy rodeada de ellos y me enorgullezco de pertenecer al grupo de los millones de personas que devoran libros.
Quizás quien comenta que cada vez hay menos gente lectora es alguien que no lee y se rodea de gente que no lo hace y no amplia su campo de visión.

30 de octubre de 2011, 11:28  
Blogger JOSE MARIA GATTI ha dicho...

Marta: Ha cambiado la forma de leer. Yo que pertenezco a la era cuaternarea, leía todas las noches hasta que mi madre se levantaba de la cama y me decía:!!!Apaga la luz José...ya es demasiado!!!. Hoy nadie se desvela por un libro y muchas veces habla por los comentarios. En general se lee pero no todo lo que se lee satisface. Me quedo con la frase de un amigo: "Si entro en una librería y veo 10 personas todavía tengo esperanza". Un abrazo y sigue en la lucha, estamos contigo.

30 de octubre de 2011, 12:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Devoré tu libro hace una semana Marta, me gustó. Se lee fácil supongo que eso es lo que engancha al público joven. Yo que sigo siendo joven leo de forma compulsiva. Ojalá a mi hijo de diez años le gustará más leer y menos ver la fórmula uno.
Bicos desde Santiago. Es verdad Pontevedra es una ciudad entrañable y preciosa.

30 de octubre de 2011, 15:21  
Blogger jose ha dicho...

Marta tu libro encantador,leer lee muchísima gente cada vez mas, y ademas en estos tiempos mejor leer, gracias por escribir como escribes sensacional.
Y gracias por firmarme el libro.
Soy jose de Valencia.

31 de octubre de 2011, 1:08  
Blogger Ana ha dicho...

Marta, como siempre, me encanta lo que escribes. Yo me identifico mucho con Melania. Soy una lectora compulsiva. Araño minutos de aquí y allá para sumergirme entre las páginas de una buena novela.Tengo dos locos bajitos a los que hago partícipes de mis lecturas, y precisamente por eso, no puedo leer todo lo tranquila que quisiera sin tener a uno de ellos o a los dos pidiéndome que le cuente la historia que estoy leyendo. Mis hijos tienen cinco y tres años y ya son lectores habituales. El mayor ya ha empezado a leer y le encanta meterse en la cama y leer sus libros un ratito, y la pequeña me ha copiado hasta la postura que pongo leyendo (que tengo mi propio ritual de cojines y escabel...).Yo me levanto media hora antes para desayunar leyendo y me llevo el libro en el coche, para poder dedicarle unos minutitos aparcada delante del cole de mis hijos. Con esto quiero decirte que creo que por suerte, el placer de la lectura seguirá siendo disfrutado por generaciones y generaciones.
Yo tambien soy de las que tengo tus novelas guardadas como oro en paño para mis hijos. Ahora mismo estoy con tu último libro, enganchada perdida, disfrutando como una loca. Felicidades Marta.Besiños!

31 de octubre de 2011, 6:40  
Blogger Evaristo Torregrosa ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

31 de octubre de 2011, 11:04  
Blogger Evaristo Torregrosa ha dicho...

Yo no sé si la gente lee, el problema es que se piensa poco y, hay falta de sentimiento, que no de sentimentalismo. Me alegra mucho Marta que te reconcilies con la raza humana, mi camino es el inverso. Yo que era un enamorado de Robert Owen, ahora pienso que fracasó estrepitosamente y, aferrándose a su fracaso nos arrastro a muchos por el camino de la bondad del hombre y la paz perpetua, pero es mentira. Todo depende de nuestra decisión, se decide poco y se actúa menos. Gracias por difundir la cultura de una forma tan apasionada.

31 de octubre de 2011, 11:08  
Blogger J.J. Jacobo ha dicho...

Eso anima también a los que ni siquiera publicamos mucho más allá de nuestro blog. Al menos a mí me hace sentir mucho menos loco comprobar que los lectores no estamos en peligro de extinción y que seguir intentándolo siempre merecerá la pena.

31 de octubre de 2011, 23:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi hijo de 4 años siempre elige el cuento que menos dibujos tiene, cuando le pregunto por que me contesta: mami ese se acaba antes. Aunque no sabe leer ya es consciente de que lo divertido es la historia que lees. No creo que se pierda la lectura al contrario con el tipo de television que tenemos cada vez leeremos mas. Estoy enganchada a tu novela como siempre que escribes.
Laura.

2 de noviembre de 2011, 8:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta:soy el Taliban.Tu màs fiel admirador.Mira Marta, es que estaba aburrido y en el Guugle este se me ha ocurrido teclear Nupel y Marta y mira tu por donde, que el Dorribo este y tu sois coleguillas.Lo que no se es si las reuniones eran en una gasolinera o en una area de descanso,que segùn sea en provincias o en la capital cambian de status y de nombre.Seguramente los ingresos obtenidos fueron inmediatamente ingresados en la cuenta de una ong.Yo creo que deberias dimitir de lo que sea por aquello de dar ejemplo y asi de paso le dariamos un empujoncito a Pepiño.Todo sea por la causa Marta.

3 de noviembre de 2011, 11:36  
Blogger Marta Rivera ha dicho...

No, hijo. Dorribo y yo no somos coleguillas. Somos amigos. Él, yo, su mujer y sus hijos.

3 de noviembre de 2011, 14:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Claro,amigos y residentes en Lugo...chica, nunca dejaràs de sorprenderme.Dando lecciones de ètica,estètica y mètrica a destajo para acabar pringadilla en esto.Que làstima

El Taliban.

3 de noviembre de 2011, 15:54  
Blogger Victoria_es ha dicho...

Como me asquea esta gente que deja baba venenosa por donde pasa escondiéndose en anónimos... Ni te molestes en contestar, Marta. No vale la pena. La gente mala ociosa es lo peor que hay. Victoria de Diego

4 de noviembre de 2011, 4:17  
Blogger Evaristo Torregrosa ha dicho...

Estimado Taliban, no sé quién eres ni lo que quieres decir, tampoco me importa. Lo que sí te ruego es que te limites al tema del blog. Es que no tengo ganas de leer tonterías. Además dando a entender maldades e intereses, bajo no se qué acusaciones, para enmerdar a una escritora; sin aportar dato fiable alguno, y amparándote en el anonimato; me parece una cobardía y de tener pocas luces. Se refleja en tu escrito claramente una personalidad aburrida y desinteresada por la vida. Tu angustia existencial la deberías volcar golpeando una pared con la cabeza o con el pie, pero no dando zarpazos en internet a lo primero que encuentres por la red. Un saludo y dando la cara: Evaristo Torregrosa.

5 de noviembre de 2011, 4:22  
Anonymous Pepa ha dicho...

Hombre, Taliban!
¡Cuánto tiempo sin verte!
¿Te puedes creer que te echaba de menos?
A propósito, no sé si sabes que se dice "talib", a no ser que seas muchos, o que tengas una personalidad múltiple...es que "taliban" es el plural de "talib"
Puestos a puntualizar...
Besitoss
Pepa

5 de noviembre de 2011, 12:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Evaristo,lo tienes facil busca un poco y lo encontraras,es muy fàcil,yo no lo he inventado y ella no lo ha desmentido.Lo del anonimato,me hace gracia,¿Que quieres que ponga en mi perfil? ¿Me hago una foto en el Ferrari? ¿Me invento la edad? ¿los Blogs que visito?...No te fijes en el dedo,mira lo que señala.Son sus amistades.Amistades peligrosas.Si buscas Dorribo y Cacharro aparece màs.Si en Lugo, los periodistas ejerciesen su profesiòn de verdad, la cantidad de mierda que apareceria.Pero aqui el periodismo està huerfano,es mucho màs còmodo hablar del San Froilan y del pulpo.
Pepa, ¿Que seriamos sin la wikipedia?....yo tambien te quiero.
El talibanciño.

5 de noviembre de 2011, 15:09  
Anonymous Pepa ha dicho...

Talibanciño, mio amore, yo hago frecuente uso de la Wikipedia, que me parece un gran invento, pero, si lamentablemente desapareciese, yo seguiría contando con una hermana licenciada en Filosofía y Letras que estudió árabe, y tiene amigos del mundo árabe...
Yo te quiero cada día más...

Pepa

6 de noviembre de 2011, 9:23  
Blogger Evaristo Torregrosa ha dicho...

Estimado que no conocido Talibán, no me importa nada la vida de Marta ni sus relaciones, estas cuestiones las dejo para los programas del corazón. A mí lo que me interesa es aprender a escribir para poder expresar lo vivido, y me gusta como escribe Marta, por esto la leo. No conozco a Marta de nada, pero como me gusta lo que expresa, y se nota que es una buena profesional intento aprender de ella. Mi única titulación es la E.G.B, pues a los 15 años empecé a trabajar en una fábrica. Ahora, a tardía edad me ha dado por la literatura, y por esto leo a los que me gustan. Así que porfa, hablemos de ideas vitales y de expresión escrita. Si te parece, todo lo demás lo dejamos para otros blogs. En este espacio no tengo nada más que decirte, ni te voy a contestar. Como soy el rey de la baraja, paso. De todas formas si necesitas amonestarme en alguna cosa te dejo mi correo: euaristos@hotmail.com.
P.D. Te lo ruego, no te pongas a la altura del cotilleo pueblerino, tu juventud y lucidez se merece algo mejor.

6 de noviembre de 2011, 10:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Evaristo:a mi con quien se levante o con quien se acueste no me importa.Yo no he hablado de eso.Marta en diferentes artìculos y entradas del blog se atreve con casi todo.Està en su derecho,faltaria màs.En varias ocasiones ha criticado con virulencia extrema,el tema de las subvenciones y el dinero pùblico.El mundo de la Cultura vive en gran parte de ellas,a travès de distintos caminos,ella tambien.Ahora resulta que un estafador (segun la prensa ultracentrista) ha financiado la ediciòn de un libro suyo.Su silencio es atronador.La colecciòn de insultos en su blog y en sus artìculos estan ahì para consultar:polìticos,presentadores de televisiòn...alla ella con sus incoherencias,a mi lecciones las justas.
Pepa lo de la wikipedia no lo dije en tono irònico.Yo la uso mucho y creo que es una herramienta ùtil.Lo de Taliban me lo puse en su honor, no es nada personal.

6 de noviembre de 2011, 14:34  
Blogger Marta Rivera ha dicho...

Talibán: esta es la última vez que me dirijo a ti para contestarte. Eres muy libre de entrar en el blog, insultarme, etc, pero yo no voy a perder más el tiempo con gente que tiene tanto, ni con un tipo que parece obsesionado conmigo.

Te hago una sola aclaración: Jorge Dorribo no financió la edición de ningún libro mío. Compró, eso sí, un buen número de ejemplares para regalar, cosa que es completamente lícita. Mis libros los edita Planeta, y los vende en las librerías. Punto.

Lo malo de usar tanto la wikipedia es que se pierde información por el camino.

A los seguidores de este blog, en general gente pacífica y normal, les pediría que no alimentasen a los trolls dándoles conversación. Sé que todo blog que se precie tiene el suyo, pero a mí no me apetece darte cancha... que es, imagino, lo que pasa a la gente que conoces, y por eso tienes que pasarte por aquí.

Sigue con salud

7 de noviembre de 2011, 10:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta genial muy bien contestado. Por favor suprime los comentarios de este petardo que está obsesionado contigo, con tu blog, con tus ideas....con todo lo que hagas tu bien o mal va a estar...siempre dando la brasa. Queremos paz en este blog, leemos para pasar un rato agradable. Suprime sus comentarios. Un besiño. carmen.

8 de noviembre de 2011, 3:37  
Anonymous Iciar ha dicho...

Hola Marta, eso de que la gente no lee es mentira. Un buen libro siempre te hace desconectar de lo que sea, mucho mas que una pelicula o un programa de televisión. Al fin y al cabo muchos programas de televisón no hacen mas que hablar de corazón y levantar la voz para ponerte la cabeza como un bombo, lo que nos hace huir a los canales privados que por ejemplo "R" nos pone.

No deja de picarme la curiosidad al leer tu entrada sobre la firma de Pontevedra, porque Iciar (con c) no es un nombre muy común en Galicia, y menos en Pontevedra. ¿Firmaste a muchas Iciar jovencitas? Porque una de ellas soy yo que comparte lectura con su madre, que se llama igual. Ah! y te lleve los 4 libros para que me firmaras.

No conocía tu blog, de hecho solo te sigo en twitter, pero una compañera de trabajo de mi madre le comentó que había leido tu blog y que nombraba a una Iciar, y como somos tan pocas, es curiosidad, por si además de compartir nombre, tambien compartimos gustos literarios.

En cuanto termine el libro que estoy leyendo ahora (Cometas en el cielo) ten por seguro que empezaré La vida después, si mi madre no se me adelanta.

Un saludo y gracias por ser tan simpática.

8 de noviembre de 2011, 7:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Marta, quería felicitarte por la presentación de hoy, de La vida despues. ¡Cómo lo he disfrutado! Yo no he podido estar, pero me ha dicho una sobrina que has estado acompañada de muchos y buenos amigos y que ha sido un éxito. Sólo siento que la gente no hubiera tenido tiempo de leer el libro, para que pudieras profundizar en algunos puntos que nos tenían intrigadas.
Quiero darte las gracias por el libro que me has dedicado y mientras espero tu nueva novela, seguiré releyendo las anteriores para volver a disfrutar con tus historias. Un beso. Susana

8 de noviembre de 2011, 14:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Marta:
1-No te he insultado,tu a mi si.
2-Soy muy pacìfico,puedes estar muy tranquila.
3-Me considero y me consideran normal,que es lo màs importante.
4-No me sobra el tiempo.
5-La informaciòn esta en la red: "El Pais" ¿Te suena?
6-No te lo creas tanto:no me obsesionas.
Hoy he buscado un poquito màs y he encontrado cosas curiosas.Hace tiempo en un programa de Telelugo,Lucenses creo que se llamaba,vi una entrevista a Dorribo.Lo de entrevista es un decir,màs bien era un publirreportaje,me quedè sorprendido.Hoy he visto un enlace http://pacorivera.galiciae.com/?p=315,ahora lo entiendo.
No me contestes.Aguantarè tu indiferencia.
El Trolliban.

8 de noviembre de 2011, 14:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estamos probando funcionalidad del blog. CNQL

10 de noviembre de 2011, 9:32  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El Taliban es un enfermo. Y peligroso. Como todos niega su peligrosisdad, pero se deduce de su obsesión que es capaz de cualquier cosa. Empiezan así y acaban tirando por la ventana a la abuelita. Una camisa de fuerza le vendría muy bien. Incluso puede que la tenga puesta y que escriba con la boca.

10 de noviembre de 2011, 11:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bueno esto es lo que he leido ultimamente
un sombrero lleno de cerezas de O.Fallaci
Un traidor como los nuestros de J.Le Carré.
y empiezo a ratos perdidos otras cosas que me callo.

10 de noviembre de 2011, 16:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sigo probando funcionalidad.

12 de noviembre de 2011, 7:33  
Blogger PONS Idiomas ha dicho...

Hola, quizás os interese saber que tenemos una colección que incluye el relato 'The Other Two' de Edith Wharton en versión original conjuntamente con el relato 'Parson’s Pleasure' de Roald Dahl.

El formato de esta colección es innovador porque permite leer directamente la obra en inglés sin necesidad de usar el diccionario al integrarse un glosario en cada página.

Tenéis más info de este relato y de la colección Read&Listen en http://www.ponsidiomas.com/catalogo/roald--dahl---------edith-wharton-.html

28 de noviembre de 2011, 4:13  
Blogger Monica ha dicho...

me gusto esta entrada, estoy en un hotel en buenos aires por trabajo y aproveche a comprar libros, yo leo mucho

21 de enero de 2012, 16:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal